La gobernadora republicana de Nuevo México y otros funcionarios estatales del partido se oponen a un intento de un grupo defensor de los derechos hispanos para participar en un juicio que decidirá los nuevos límites de los tres distritos electorales del estado.

La representación para Nuevo México de la League of United Latin American Citizens (Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, LULAC) ha pedido a un tribunal estatal de distrito que apruebe un plan que crearía un distrito de mayoría hispana, en el sur y centro-oeste del estado fronterizo con México.

El juez de distrito James Hall inició una audiencia el miércoles por la tarde para evaluar si se debe permitir que la LULAC intervenga en el caso antes de que inicie el juicio sobre la redistribución de distritos del Congreso la semana próxima.

El representante demócrata de Las Cruces, Joseph Cervantes, defendió el plan de redistribución de LULAC durante una sesión legislativa especial en septiembre. Le daría a los demócratas más oportunidades de ganar el Segundo Distrito, que históricamente ha sido un sólido bastión republicano.

Los abogados de la gobernadora Susana Martínez, el vicegobernador Juan Sánchez y la secretaria de gobierno estatal Dianna Duran sostienen que no se debe permitir que la LULAC plantee su plan de redistribución de distritos.

Alegan que el grupo hispano se pasó por 10 días del plazo que estableció la corte para quienes desearan participar en el caso. Dijeron también que la LULAC no siguió los procedimientos adecuados para informar a otros interesados de su solicitud de participar.

En la actualidad, los hispanos representan el 47% de la población en edad de votar del Segundo Distrito del sur de Nuevo México, el 44% del Primer Distrito del área de Albuquerque y el 36% del Tercer Distrito del norte de Nuevo México, el cual está representado por un hispano, el representante demócrata Ben Ray Luján.