El gobierno noruego cerró su embajada en Teherán preocupado por la seguridad después que la misión británico fue allanadas por manifestantes iraníes, anunció un funcionario el miércoles.

Hilde Steinfeld, vocera del ministerio de relaciones exteriores dijo en Oslo, que la decisión de cerrar la embajada fue tomada el martes, pero que el personal diplomático noruego aún no ha sido evacuado de ese país.

"Ellos siguen en Teherán", agregó.

Steinfeld no dio muchos detalles, pero indicó que "la decisión fue tomada por razones de seguridad".

Agregó que se "debe al ataque a la embajada británica", ayer.

Noruega tiene de cuatro a cinco funcionarios diplomáticos en la capital iraní, agregó.

El martes, grupos de manifestantes atacaron la embajada británica en lo que pareció ser un ataque aprobado por el estado a fin de demostrar su indignación por las sanciones occidentales contra Irán por su posición desafiante sobre su programa nuclear.