El colombiano Maximiliano Bonilla Orozco, alias "Valenciano", fue relacionado con el transporte de más de 25 millones de dólares por venta de drogas desde Estados Unidos a México, según documentos públicos.

Bonilla, quien figuraba entre los narcos más buscados en su país, fue capturado el domingo en Venezuela. Es requerido por la justicia estadounidense que ofrecía cinco millones de dólares de recompensa por información que facilitara su arresto.

La Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) colocó en su portal de internet un documento anunciando la captura de Bonilla, donde se le califica como el líder de una extensa red de exportación y transporte de narcóticos que distribuía cocaína desde Colombia a Estados Unidos a través de Centroamérica.

El documento también asegura que Bonilla fue relacionado con el transporte de más de 25 millones de dólares por venta de drogas desde Estados Unidos a México.

Ross Feinstein, portavoz de ICE, refirió preguntas sobre el asunto a la fiscalía del Distrito Este de Nueva York. Robert Nardoza, portavoz de esa fiscalía, no ofreció comentarios al respecto.

El colombiano fue acusado de conspirar para distribuir más de cinco kilogramos de cocaína en Estados Unidos en enero de 1990 y febrero del 2008, según un encausamiento en Nueva York fechado en 2008. En diciembre de ese año, Bonilla se declaró culpable del cargo y después fue dejado en libertad sin fianza "bajo la promesa de comparecer en todas las audiencias judiciales fijadas", indican documentos de la corte neoyorquina.

En junio del 2009, el colombiano no compareció ante una audiencia judicial en la corte del Distrito Este.

"Su abogado reporta que no ha tenido contacto con el acusado durante un significativo periodo de tiempo", indicó el informe. En septiembre del 2009 la corte declaró a Bonilla un fugitivo.

David Melenkevitz, portavoz de la Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) en Miami, dijo el martes que el colombiano sólo tiene abierto el caso del 2008 en Estados Unidos.

Según las autoridades colombianas, Bonilla recibía drogas de varias fuentes en el país, incluyendo la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), para luego transportarlas hacia el norte. Es también el jefe de la llamada "Oficina de Envigado", una organización criminal surgida en los 80 en la zona de Envigado, a unos 250 kilómetros al noroeste de Bogotá.

El grupo tenía sicarios que cobraban las deudas pendientes por venta de estupefacientes negociados por el entonces jefe del cartel de las drogas de Medellín, Pablo Escobar.

Los documentos de ICE aseguran que Bonilla contaba con una red de almacenes y empresas que usaba como tapadera para acumular todo tipo de productos legítimos. Estos eran después transportados con los narcóticos y así se enmascaraba la distribución de las drogas.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos agradeció a su homólogo venezolano Hugo Chávez la captura del fugitivo.

Chávez indicó que éste tenía varios millones de bolívares al momento de la captura, ejecutada el domingo en Maracay, en el central estado venezolano de Aragua.

__

La corresponsal de The Associated Press Gisela Salomón colaboró con este despacho desde Miami.

__

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens