Las instalaciones de los 30 equipos de la NBA volverán a abrirse para que los jugadores puedan comenzar a entrenarse por primera vez en cinco meses y los dueños iniciar las conversaciones con los agentes libres.

El portavoz de la NBA, Tim Frank, confirmó la autorización que la liga habían dado a los equipos para que los jugadores que lo deseasen puedan comenzar a trabajar en su preparación física aunque los campos de entrenamiento no se abrirán de manera oficial hasta el próximo 9 de diciembre.

Frank también informó que la NBA había enviado un memo a los equipos para que hablen con los jugadores que son agentes libres, aunque no pueden tampoco firmar nuevos contratos hasta la misma fecha en la que comienzan los campos de entrenamiento.

De acuerdo el memo enviado por la NBA, los equipos pueden permitir los entrenamientos voluntarios de los jugadores y exámenes físicos.

Varias fuentes periodísticas también dijeron que todavía no ha quedado establecido de manera definitiva el calendario de competición y ya se habla que en lugar de los tres partidos que estaban seguros para el Día de Navidad, primera jornada de la reducida temporada del 2011-12, se extienda a cinco.

La autorización para que los jugadores puedan entrenarse en la sala de ejercicios y de pesas de los respectivos equipos es visto como un primer paso para volver a la normalidad dentro de la NBA, pero también como un peligro de que los profesionales sin tener una supervisión adecuada puedan sufrir problemas de lesiones.

La misma experiencia se vivió con los jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) cuando siguieron el mismo proceso del conflicto laboral en el que se ha visto envuelta la NBA.

Aunque los jugadores podrán entrenar y prepararse por su cuenta, antes tendrán que firmar renuncias de seguros para que los equipos no se hagan responsables si se lesionan.

Los equipos estarán en condiciones de proporcionar preparadores físicos, pero no entrenadores o directores generales podrán observar los trabajos de los jugadores ni realizar simulacros de partidos.

De acuerdo a varios gerentes generales de los equipos de la NBA, el preparador físico y de pesas que puedan tener los jugadores sólo podrán trabajar en el gimnasio.

También quedó definido en el memo enviado por la NBA a los equipos que los jugadores bajo contrato, los novatos y agentes libres sin firmar son elegibles para utilizar el resto de todas las instalaciones.

La liga también dijo que los dueños, gerentes generales y entrenadores ya tienen la libertad de comentar públicamente acerca de asuntos relacionados con los contratos, planes para el futuro de fichajes de agentes libres, las perspectivas del equipo para la próxima temporada, y otros comentarios relacionados con su gestión.

Los equipos no han sido autorizados a hacerlo durante el cierre patronal y a los clubes se les permitió ponerse en contacto con los jugadores sólo con la aprobación previa de la liga.

Todavía no se puede hablar de un acuerdo definitivo de la liga y los jugadores en la negociación colectiva porque sólo hay un acuerdo provisional, que alcanzaron las partes el pasado viernes, pero que todavía no ha sido aprobado ni escrito su contenido final, que será por 10 años, con posibilidad de revisar a los seis.

Sin embargo, permitir a los equipos y agentes libres reanudar el diálogo es también importante, ya que hay decenas de jugadores que tenían contratos que cumplieron al finalizar la pasada temporada y necesitan definir su futuro.

Entre los agentes libres disponibles destacan el pívot brasileño Nene Hilario, Tyson Chandler, Jamal Crawford, David West, Shane Battier, Caron Butler, Grant Hill, Josh Howard y Samuel Dalembert.

Mientras, un juez federal de Minnesota decidió paralizar todas las acciones legales en el caso de la demanda antimonopolio de un grupo de jugadores contra la NBA en espera de ver que es lo que sucede con el acuerdo provisional al que han llegado los dueños y sindicato de jugadores.

El juez de distrito federal Patrick Schiltz le concedió la solicitud que hicieron los jugadores de retirar la denuncia puesta contra la liga y esperar a ver si el nueve de diciembre comienzan los entrenamientos, que es cuando se piensa que ya estará firmado el nuevo convenio colectivo.