La tasa de criminalidad en Nicaragua creció en los últimos 12 años y las principales víctimas son mujeres y niñas menores de 13 años, mientras el mayor índice de homicidios se registra en el Caribe de este país, dio a conocer hoy el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en un estudio.

El PNUD presentó hoy en Managua la monografía "Nicaragua, riesgos, retos y oportunidades" en materia de seguridad, en la que registra una tasa de 14 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2009.

El estudio, dirigido por el exsubdirector de la Policía Nacional de Nicaragua Francisco Bautista, también señala que en este país los robos con intimidación pasaron de 54 a 194 por 100.000 habitantes entre 1998 y 2009 y la tasa de violación se incrementó de 26 a 34 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 12 años.

Además, cada año el 22 % de la población nicaragüense está relacionada a la delincuencia, ya sea como víctima, detenida o familiar, mientras que la atención a los crímenes consume el 10 % del Producto Interno Bruto del país.

"El riesgo a ser víctima de un delito en Nicaragua aumentó dos veces en la última década, también aumentó la población detenida y las mujeres y niñas menores de 13 años son cada vez más víctimas de los crímenes y menos victimarias", advirtió Bautista, al presentar el estudio.

Detalló que en 1998 las mujeres representaban el 41 % de víctimas de delitos, pero en 2009 eran el 48 %.

Además, de cada 100 menores de 13 años que sufren un acto ilegal, el 61 % son niñas y el 39 % varones.

Bautista precisó que si bien la tasa de homicidios en todo el país es de 14, en el Caribe la situación se torna "crítica", pues el promedio es superior a 17 por cada 100.000 habitantes.

Desde 1998 a 2009, período estudiado por el PNUD, en Nicaragua se incrementaron los robos con intimidación, violaciones y homicidios, al pasar de 10 a 14 por cada 100.000 habitantes, lo que se considera un "nivel medio" a nivel regional, según Bautista.

El análisis también plantea la posibilidad de que los homicidios aumenten de 14 a 16 por cada 100.000 habitantes para 2015 y la tasa de robos, en sus distintas modalidades, se incremente el 36 %.

El especialista afirmó que los delitos "no son homogéneos en Nicaragua" y que la desocupación, intolerancia, desintegración familiar, desorden urbanístico y hacinamiento, entre otros, inciden en el incremento de la tasa de criminalidad.

Añadió, como puntos a favor de la seguridad, que el país goza de una comunidad organizada, una economía pequeña e instituciones capaces de dar respuesta a los delitos.

La población, detalló, mantiene como principal preocupación los temas económicos y en un segundo plano están los robos, drogadicción, alcoholismo y violencia doméstica.

Las metas para autoridades y población, agregó, deben contener el incremento de la tasa delictiva, bajar el número de homicidios y disminuir la victimización de mujeres y niñas.

Con respecto a Centroamérica, Bautista Lara dijo que en Nicaragua el incremento de la criminalidad se presenta más lento.

También afirmó que este país junto a Costa Rica y Panamá se encuentran en una mejor posición que Belice, El Salvador, Guatemala y Honduras.

Sin embargo, reiteró que el istmo se encuentra en un punto "crítico" y "endémico" al registrar una tasa de 32 homicidios por cada 100.000 habitantes, superior a otras regiones del mundo.

Además, advirtió que en Centroamérica circulan unas 3,2 millones de armas de fuego y la región está "acosada por el crimen organizado" al ser un destino de tránsito "y cada vez de más consumo" de drogas.