Israel anunció el miércoles que liberará decenas de millones de dólares de fondos fiscales que debe a los palestinos, lo cual pone fin a un estancamiento que éstos dicen ha dañado gravemente su frágil economía.

Estados Unidos, las Naciones Unidas y la Unión Europea ejercieron una intensa presión sobre Israel con el fin de que liberara el dinero. Las autoridades israelíes recaudan los fondos fiscales para los palestinos y les transfieren el dinero cada mes.

Israel congeló la transferencia de este mes como castigo por los esfuerzos de los palestinos para que las Naciones Unidas reconozcan su independencia. El gobierno israelí tomó su decisión después que la UNESCO aceptó a los palestinos, parte de un esfuerzo más amplio para que sean admitidos como miembros plenos de la ONU.

Israel acusa a los palestinos de intentar saltarse las conversaciones de paz con su campaña, y considera que sólo será posible establecer un estado palestino a través de un acuerdo de paz negociado.

Desde su victoria para ingresar a la UNESCO, la campaña de los palestinos para ser miembros plenos de la ONU se ha estancado debido a un bloqueo en el Consejo de Seguridad, que debe aprobar el ingreso de nuevos miembros. Las autoridades palestinas aún no deciden cómo proceder ante esto.

La oficina del primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que éste decidió liberar el dinero porque aparentemente los palestinos parecen haber suspendido sus "medidas unilaterales". Indicó que la decisión sería "reevaluada" si reanudan este tipo de pasos.

Los fondos fiscales provienen de impuestos de aduanas y otras cuotas que Israel recauda en nombre de los palestinos bajo acuerdos de paz interinos alcanzados en el pasado.

El dinero es esencial para que el gobierno palestino, el principal empleador en los territorios a su cargo, pueda pagarle a decenas de miles de trabajadores, así como a las fuerzas de seguridad que cooperan con Israel para detener los ataques de milicianos a israelíes.

El primer ministro Salam Fayyad había advertido que no podría pagar los próximos salarios, y dijo que el castigo israelí estaba causando un grave daño económico.