La fábrica estadounidense de baterías Johnson Controls afirmó el miércoles que los resultados de estudios independientes muestran que su planta en Shanghai es ajena a los severos casos de saturnismo descubiertos a principios de año y señaló en cambio como posible causa a una cercana instalación de reciclaje.

La Asociación de la Industria de Equipo Eléctrico de China encontró en una investigación que esa planta, en el oriente de Shanghai, posiblemente no es la causa de la elevada concentración de plomo en la sangre de niños en una comunidad contigua, dijo la compañía, con oficinas generales en la ciudad estadounidense de Milwaukee en el estado de Wisconsin.

Las autoridades locales han insistido en que la planta, que es mucho más grande que otros fabricantes de baterías en la zona, tenía que el origen de los casos de envenenamiento.

Ju Chunfang, funcionario de la Oficina del Medio Ambiente de Shanghai que ha participado en los estudios sobre la planta, afirmó que la investigación mencionada por Johnson Controls no es independiente porque la compañía la solicitó y la pagó.

La oficina comenzó la semana pasada otra investigación propia, indicó Ju. Insistió en que Johnson Controls ha aceptado que es la principal fuente de las emisiones de plomo en el área. Eso no necesariamente significaría que es la principal fuente de la contaminación con plomo, como insinuó el estudio divulgado por la empresa.

Los directivos de la Asociación de la Industria de Equipo Eléctrico de China se negaron a pronunciarse sobre el asunto cuando fueron contactados el miércoles.

La fábrica de Johnson Controls fue cerrada en septiembre cuando cubrió su cuota anual de uso de plomo. La empresa ha solicitado varias veces permiso para ampliar la producción, pero las autoridades ambientales locales dicen que esa petición no será aprobada por la inquietud sobre las emisiones de plomo.

El estudio citado por la empresa mostró niveles anormalmente altos de plomo en una instalación de reciclaje de basura cerca de la comunidad de Kangqiao, dijo la compañía.

El problema con las emisiones de plomo surgió cuando varias familias del distrito de Nuevo Pueblo de Kanghua denunciaron que muchos de sus niños tenían concentraciones anormales de ese metal en la sangre. El Pueblo Nuevo de Kanghua es un pequeño espacio con edificios de apartamentos.