El ministro de Educación chileno, Felipe Bulnes, anunció esta noche que se envío al Congreso un proyecto que les quita a los municipios el control de los colegios públicos, una de las mayores demandas de las manifestaciones estudiantiles.

"Nosotros sentimos que el proyecto de ley que estamos presentando es una muy buena alternativa, pero aún así tiene que pasar por el despacho parlamentario, donde tenemos que consensuar todas las voces y oír a todos los actores", dijo Bulnes en declaraciones a Radio Cooperativa.

Bulnes afirmó que el proceso de "desmunicipalización" de la enseñanza escolar se realizará "de manera gradual" en regiones y luego se extenderá "a un sistema nacional que no nos conduzca a un fracaso, sino a un progreso".

"Hoy día concretamos el envío del articulado, pero este es un tema que se tiene que hacer de forma responsable", recalcó Bulnes, que este martes manifestó su satisfacción por la aprobación del Presupuesto de la Nación 2012, en el que va inserto la partida de educación que terminó aprobándose, pero sin los votos de la oposición.

Sin embargo, el fondo de educación incluido en la partida del Tesoro público, no fue aprobado por la comisión formada por ambas Cámaras y la iniciativa deberá discutirse más adelante, de forma separada del presupuesto.

Los ayuntamientos chilenos se hicieron cargo de los colegios públicos en 1990, dentro de un sistema educativo heredado de la dictadura militar (1973-1990), que restringió a menos del 50 % el aporte estatal a la educación y promovió su privatización.

El regreso de la educación pública al Gobierno central es una de las mayores exigencias de los estudiantes chilenos y una de las promesas del Ejecutivo para terminar con el movimiento estudiantil que llevan desarrollando los jóvenes desde mediados de mayo pasado.