El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) restó hoy importancia al ataque que un grupo de piratas informáticos lanzó contra uno de sus antiguos servidores en internet, del que extrajeron numerosas direcciones de correo electrónico y contraseñas que ya no estaban activas.

El ataque, perpetrado por el grupo de "hackers" Team Poison, tuvo por objetivo uno de los antiguos servidores del PNUD, que contenía información sin validez relativa a 2007 y que ya ha sido cerrado, informó a Efe la portavoz de la agencia de Naciones Unidas, Sausan Ghosheh.

"El servidor actual del PNUD no se ha visto afectado por el ataque. El PNUD encontró el servidor atacado y lo cerró", subrayó Ghosheh, quien añadió que entre la información sustraída había numerosas direcciones de correo electrónico y contraseñas que ya no tenían validez.

La portavoz explicó que entre las numerosas direcciones electrónicas estaban muchas de "personas que ya no trabajan para el PNUD", además de otras de personal de otras agencias, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Ghosheh confirmó que ningún otro servidor o portal del PNUD se han visto afectados por el ataque de los piratas y destacó que el equipo de la agencia que ha investigado lo ocurrido ha llegado a la conclusión de que, tras cerrar el servidor afectado, "todo está en orden".

El portavoz de la ONU, Eduardo del Buey, explicó hoy ante la prensa que el organismo sólo tenía constancia del ataque contra el servidor del PNUD y, tras señalar que "no se suele informar de cuestiones de seguridad", evitó ofrecer opinión alguna sobre el ataque de los piratas informáticos.

El grupo Team Poison colgó en la red las direcciones de internet que obtuvo en el ataque junto a un mensaje en el que arremetía contra la labor de Naciones Unidas, organismo al que acusa de "facilitar la introducción de un nuevo orden mundial".

Los "hackers" de Team Posion se han aliado ahora además con el conocido grupo internacional Anonymous para lanzar una campaña contra los bancos bajo el nombre de "Robin Hood", con la que dicen reaccionar ante "el robo de millones de dólares" realizado por instituciones financieras.

"La Operación Robin Hood va a devolver el dinero a quienes han sido engañados por nuestro sistema y, lo más importante, a quienes han sido perjudicados por los bancos", señala el movimiento en un comunicado.

Prevén piratear miles de tarjetas de crédito de grandes bancos, como Chase, Bank of America y Citibank, para donar el dinero que obtengan y que las entidades están obligadas a devolver a sus clientes, a causas benéficas y a los manifestantes de distintos movimientos inspirados en "Ocupa Wall Street".