El expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, llegó hoy a Holanda para comparecer ante la Corte Penal Internacional (CPI), donde está acusado de crímenes de lesa humanidad presuntamente perpetrados en su país tras las elecciones de noviembre de 2010.

Gbagbo llegó al aeropuerto de la ciudad de Rotterdam poco antes de las 03:00 GMT de hoy y fue conducido al centro de detención del CPI en La Haya, según informó la agenda holandesa ANP.

Laurent Gbagbo fue entregado por las autoridades marfileñas después de que éstas recibieron una orden de arresto emitida por la CPI, que el pasado mes de octubre abrió la investigación sobre supuestos crímenes en Costa de Marfil.

El político africano es el primer exjefe de Estado en custodia de la CPI, ya que los otros dos mandatarios sobre los que esa corte ha emitido órdenes de arresto o no han sido detenidos, como es el caso del presidente de Sudán Omar al Bashir, o han muerto, como ocurrió con el derrocado líder libio Muamar al Gadafi.

La CPI ha mantenido confidencial hasta el último momento la orden de arresto sobre el exmandatario africano, que ha estado en prisión en Costa de Marfil desde su detención el pasado mes de abril.

El envío de la orden de arresto a Abiyán fue anunciado inicialmente por el abogado de Gbagbo, mientras que en La Haya, un portavoz de la CPI, Fadi el Abdallah, insistía en que "los jueces no han emitido ninguna decisión pública".

Sin embargo, la CPI sí había emitido una orden confidencial, y se espera que durante la jornada de este miércoles explique la situación de Gbagbo y cuándo podría comparecer ante el tribunal.

El procurador de la República marfileña, Simplice Kouadjo Koffi, notificó el martes a Gbagbo su inculpación por el CPI de crímenes contra la humanidad, según un comunicado leído ante las cámaras de la radiotelevisión nacional (RTI) por el substituto del procurador, Luc Djé.

Poco después, hacia las 18:00 GMT del martes, un avión fletado por el gobierno marfileño despegó del aeropuerto de Korhogo, localidad al norte del país donde Gbagbo permanecía detenido, con destino a Holanda, según la RTI.

La negativa de Gbagbo a aceptar su derrota electoral a finales de 2010 generó episodios de país que se prolongaron durante seis meses.

Segun la organización Human Rights Watch, ese período de violencia postelectoral se saldó con 3.000 muertos, más de 150 violaciones de mujeres, crímenes presuntamente cometidos tanto por parte tanto de los seguidores de Gbagbo como del vencedor de los comicios y actual presidente, Alessane Ouattara.

Según HRW, las fuerzas de Gbagbo detuvieron a seguidores de Quattara en restaurantes o en sus casas, los introdujeron en vehículos y los asesinaron, mientras que militares de Quattara mataron a ancianos, violaron a mujeres y quemaron pueblos de los grupos étnicos que apoyaban al presidente saliente.

La investigación en Costa de Marfil es la primera que abre la oficina dirigida por el fiscal de la CPI, Luis Moreno Ocampo, sobre un país que no es miembro del Estatuto de Roma (que regula el funcionamiento de la Corte) pero que ha aceptado explícitamente su jurisdicción.

La fiscalía analiza la situación en Costa de Marfil desde de octubre de 2003, después de que el Gobierno de Costa de Marfil emitió una declaración aceptando la jurisdicción de la CPI.

La fiscalía centró inicialmente sus pesquisas en crímenes presuntamente cometidos entre 2002 y 2005 pero posteriormente las amplió a los episodios de violencia electoral sucedidos desde el 28 de noviembre de 2010.

Entre 2002 y 2007, Costa de Marfil sufrió una guerra civil que enfrentó al norte musulmán, relegado de derechos, y a la más privilegiada población cristiana del sur del país, entre la que se encuentran los principales seguidores de Gbagbo.

Creada en 2002, la CPI investiga en estos momentos presuntos crímenes en Uganda, Sudán, República Democrática del Congo, Libia, Costa de Marfil y Kenia.

También ha abierto investigaciones preliminares en Afganistán, Georgia, Colombia, Guinea, Palestina, Honduras, Corea y Nigeria.