La compañía aérea de bajo coste Easyjet tuvo que anular hoy una docena de conexiones con París, en uno y otro sentido, a causa de un paro indefinido convocado por un sindicato francés del personal de cabina, que también causó retrasos en otros de sus vuelos.

Easyjet informaba a mediodía en su sitio internet de la supresión de una docena de vuelos con salida en los dos aeropuertos de París, Charles de Gaulle y Orly, y de otros tantos con llegada en esas plataformas.

Las cancelaciones afectaron a las líneas con Madrid, Barcelona, Londres, Zagreb, Toulouse, Niza, Berlín, Milán, Budapest y Venecia.

La aerolínea británica también tuvo que anular alguno de sus vuelos desde su tercera plataforma en Francia, la de Lyon, en concreto en la línea con Niza por la protesta protagonizada por la central UNAC.

A primera hora de la mañana aseguraba que no pensaba suspender ninguno de sus enlaces, pero horas después admitía que las previstas desde los dos aeropuertos de París "pueden ser anuladas o sometidas a importantes retrasos".

Además de insistir en que hace todo lo posible "para minimizar la incidencia de esta huelga", aconsejaba a sus pasajeros que se informaran de sus vuelos antes de desplazarse al aeropuerto.

Las reclamaciones del sindicato que organiza la protesta tienen que ver con sus remuneraciones, teniendo en cuenta que la aerolínea británica registra beneficios que califica de "históricos".

Easyjet es la primera compañía de bajo coste en Francia, donde cuenta con una flota de 18 aviones con base en los aeropuertos de París (once en Charles de Gaulle y siete en Orly) y otros cuatro en Lyon, y donde tiene contratados a medio millar de personas como personal de cabina.

Por otro lado, la compañía británica advirtió de que a causa de la huelga en la administración pública del Reino Unido hoy podía producir retrasos en las líneas con todos los aeropuertos de ese país, aunque reafirmó su voluntad de no cancelar ninguna.