Nicaragua y Venezuela denunciaron el miércoles que una sesión extraordinaria celebrada por la OEA sobre el papel de la sociedad civil quedó "desvirtuada" cuando la representante de una organización no gubernamental se refirió a la existencia de numerosas irregularidades en las elecciones que este mes concedieron la reelección al mandatario Daniel Ortega.

El embajador alterno de Nicaragua Iván Lara se quejó de que una representante de la Red Latinoamericana y Caribeña por la Democracia haya traído a colación el tema específico de los comicios durante una sesión convocada para un tema general.

"Las ONG han retomado planteamientos de los partidos de oposición que se resisten a reconocer su derrota. Llama la atención que algunas ONG ejerzan acciones propias de partidos políticos, lo que desvirtúa la naturaleza que como organizaciones de la sociedad civil les corresponde", dijo Lara.

La embajadora alterna de Venezuela María Eugenia de los Ríos coincidió con Lara en que el diálogo se desvió de su objetivo con la referencia a las elecciones en Nicaragua y lamentó que la sesión extraordinaria no incluyera a otros sectores como sindicatos, organizaciones comunitarias e indígenas para lograr "un enfoque más representativo".

Nicaragua acusó este mes a la misión observadora de la OEA a los comicios del 6 de noviembre, encabezada por el embajador Dante Caputo, de contribuir con esfuerzos desestabilizadores encabezados por Estados Unidos al proporcionar información falsa sobre la jornada electoral.

La OEA señaló que 10 mesas negaron ingreso de funcionarios de su misión de observadores electorales hasta alrededor de las 9 de la mañana, pese a que debían constituirse dos horas antes.

El Departamento de Estado ha expresado su desconfianza sobre los resultados de los comicios debido a una falta de transparencia e imparcialidad del Consejo Supremo Electoral (CSE).

El secretario general de la OEA José Miguel Insulza defendió el espíritu de la sesión extraordinaria sobre la sociedad civil, alegando que fue la misión de Nicaragua la que introdujo inicialmente el tema de las elecciones, y no una ONG u otros estados miembros, ya que una intervención anterior sobre la vigencia de la Carta Democrática Interamericana "fue estrictamente sobre la elección".

La OEA ha celebrado varias reuniones este año sobre los aportes de la sociedad civil en el fortalecimiento de la democracia.

La embajadora de Ecuador, María Isabel Salvador, criticó que a la sesión extraordinaria solo acudieran siete de las 387 organizaciones de la sociedad civil que la OEA tiene registradas en toda la región.

Coincidió con su contraparte venezolana en la necesidad de ampliar la participación y se preguntó "¿por qué solo las ONG? ¿Las ONG representan realmente los intereses de los pueblos de las Américas?"

Insulza le respondió que la OEA envió la invitación a todas las embajadas, las cuales hubieran podido notificar a las organizaciones que consideraran convenientes.

Las siete organizaciones de la sociedad civil formularon variadas propuestas para fortalecer la protección de la democracia en el continente, las cuales incluyeron la creación de un ombudsman independiente que pudiera llevar directamente ante el Consejo Permanente planteamientos provenientes de la sociedad civil y que pueda alertar sobre posibles amenazas al orden constitucional.

Venezuela expresó su cuestionamiento a la sesión extraordinaria de la OEA días antes de acoger esta semana en Caracas una cumbre presidencial que dará lugar a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), una comunidad hemisférica integrada por 33 países y que excluye a Estados Unidos y Canadá.

____

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo