Cuba iniciará mañana su zafra azucarera en un momento marcado por la reestructuración del sector como un grupo empresarial estatal y con la expectativa puesta en aumentar los niveles de producción, que en 2010 cayeron a mínimos históricos.

Un total de 46 centrales funcionarán en la cosecha y molienda de caña 2011-2012: los dos primeros ingenios comenzarán mañana, otros trece a lo largo de diciembre y el resto entre enero y febrero próximos, según datos divulgados hoy por medios locales.

Cuba espera aumentar en un 20 por ciento la producción de azúcar en esta nueva campaña, conforme a previsiones oficiales.

En la anterior se lograron discretos crecimientos después de que la industria tocara fondo en la cosecha 2009-2010 cuando registró una producción de 1,1 millones de toneladas, la peor en 105 años.

Para intentar resucitar un sector que en otras épocas fue el motor económico de Cuba ("sin azúcar no hay país", se decía en la isla), el presidente Raúl Castro decidió reestructurarlo y suprimió a finales de septiembre el histórico Ministerio del Azúcar para crear AZCUBA, un grupo empresarial estatal.

Orlando Celso García, presidente de AZCUBA y ex ministro del Azúcar, afirmó hace unos días que este sector está "está en un momento crucial" y calcula que se podría llegar a una producción de tres o cuatro millones de toneladas de azúcar en los próximos años, según un reporte de la Agencia de Información Nacional (AIN).

La reestructuración de la agroindustria azucarera cubana ha supuesto también la reducción de su plantilla en un 45 por ciento así como del número de centrales o ingenios.

Entre 2002 y 2004, Cuba ya redujo el número de sus centrales de 156 a 61, eliminó más de 100.000 plazas de trabajo y disminuyó la superficie de cultivo de dos millones de hectáreas a unas 750.000.