Líderes ambientalistas de Estados Unidos se quejaron el miércoles de que los negociadores de su país a las conversaciones sobre cambio climático de la ONU corren el riesgo de retratar a Washington como uno de los obstáculos para luchar contra el calentamiento global, debido a su percibida falta de celeridad en temas clave.

En una carta a la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, los directores ejecutivos de 16 grandes grupos sin fines de lucro también hicieron hincapié en la urgencia de encontrar soluciones a las emisiones mundiales de dióxido de carbono, procedentes principalmente de la quema de combustibles fósiles para la energía, la industria y el transporte.

Le recordó a Clinton de los compromisos que el presidente Barack Obama hizo en su campaña hacia la Casa Blanca, de volver a poner a Estados Unidos en la vanguardia de la cooperación mundial contra el calentamiento global.

"Tres años más tarde, Estados Unidos se arriesga a ser visto no como un líder global sobre el cambio climático, sino como un gran obstáculo para el progreso", dijo la carta.

Por otra parte, los delegados europeos y el jefe del bloque africano en las conversaciones de 192 países también denunciaron la postura de Estados Unidos en las conversaciones, en las cuales se busca reducir las crecientes emisiones de gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera.

"Los países desarrollados en su conjunto no están tomando en serio el cambio climático como un problema global", dijo Seyni Nafo, de Malí, a The Associated Press. "Mire a Estados Unidos. Reconocemos su liderazgo en la democracia, el acceso a los mercados y en materia de derechos humanos, pero nos gustaría ver el mismo liderazgo para combatir el cambio climático, ya que para nosotros, en el mundo en desarrollo, la mayor amenaza, el peor enemigo, es el cambio climático", agregó.

El descontento contra Washington crecía mientras un directivo científico de la ONU para el cambio climático, Rajendra Pachauri, advirtió a los 15.000 participantes en la conferencia que el calentamiento global está conduciendo a peligros humanos y altos costos financieros, mientras que restringir las emisiones de carbono tendrá muchos beneficios.