La policía antidroga de Bolivia allanó unos 20 domicilios, decomisó 12 vehículos y detuvo a una persona en dos pequeñas ciudades fronterizas en apoyo al vasto operativo militar que emprendió Brasil en su frontera con varios países, informó el miércoles un fiscal.

La redada tuvo lugar el martes en Puerto Suárez y Puerto Quijarro fronterizas con Brasil a 1.100 kilómetros al este de La Paz, informó el fiscal Jorge Flores a la televisora ATB desde la zona de los operativos.

Detrás de la línea fronteriza militares y policías brasileños fuertemente armados requisan a vehículos y personas que cruzan hacia Brasil, según imágenes que mostró el martes ATB.

Brasil movilizó 6.500 efectivos entre militares y policías para combatir delitos en las fronteras con Bolivia, Perú y Paraguay en un vasto operativo que comenzó el 21 de noviembre.

El marcado brasileño recibe el 92% de la cocaína boliviana que ingresa por pasos furtivos en una extensa frontera de más de 1.300 kilómetros generalmente escasa de vigilancia policial, según autoridades bolivianas. Una parte de la droga es reexportada a Europa a través de conexiones en el oeste de Africa.

Brasil se convirtió en el socio principal de Bolivia en la lucha antidroga desde que el presidente Evo Morales expulsó al embajador estadounidense y a la DEA a finales de 2008 por sospechas de confabular contra su gobierno.

Los dos países firmaron acuerdos para desarrollar un sistema de defensa antiaérea en la frontera que incluye el sobrevuelo de dos aviones no tripulados para detectar el tráfico de drogas y armas.