El ministro peruano del Interior, Óscar Valdés, informó que hay ocho heridos, tres de ellos policías, a consecuencia del enfrentamiento ocurrido hoy entre manifestantes que se oponen al proyecto minero Conga y la Policía Nacional en la región Cajamarca.

En entrevista con el canal N, Valdés dijo que hay "cinco civiles heridos con perdigones y tres policías", uno de ellos con una fractura en la cabeza, a consecuencia de una pedrada.

Otras fuentes periodísticas en la zona habían informado a lo largo del día de al menos 17 heridos por la gresca en las inmediaciones del proyecto aurífero, al que varias organizaciones sociales de Cajamarca se oponen porque desaparecerían cuatro lagunas usadas por los campesinos.

El ministro agregó que "no es correcta" la información dada por algunas radioemisoras de Cajamarca sobre la muerte de un manifestante y acusó a éstas de estar tratando de "magnificar (la situación) o alarmar a la población".

Valdés confirmó que hay gente protestando en las calles de la ciudad de Celendín, la más cercana a la zona de la laguna Azul, donde ocurrió el enfrentamiento con la Policía, y en Cajamarca, la capital regional.

El titular del Interior agregó que tiene la impresión de que los líderes de las protestas, entre ellos los representantes del gobierno regional, son "cómplices" de esta situación de disturbios, pues además del enfrentamiento con la Policía hubo destrozos en las instalaciones de Conga en Celendín y de otra minera privada.

Valdés dijo que el Gobierno del presidente Ollanta Humala está esperando "una señal de ellos (los dirigentes de las protestas)" para sentarse a dialogar sobre una salida al conflicto, pero que si el paro indefinido se agudiza con acciones de violencia tiene listo un plan de operaciones para poner en ejecución.