La agencia evaluadora de riesgo crediticio Standard & Poor's ajustó a la baja el martes su calificación para muchas de las más grandes instituciones financieras del mundo, incluidos los principales bancos en Estados Unidos.

Bank of America Corp. y sus principales subsidiarias estaban entre las instituciones cuya calificación disminuyó en al menos un grado, junto con Citigroup Inc., Goldman Sachs Group Inc., JPMorgan Chase & Co., Morgan Stanley y Wells Fargo & Co.

S&P dijo que las modificaciones en la calificación de 37 firmas financieras reflejan sus nuevos criterios de evaluación para los bancos. Las nuevas normas incorporan cambios en el sector financiero mundial y en el papel de gobiernos y bancos centrales en el mundo. La agencia no desveló su evaluación de todas las empresas involucradas, pero dijo que planea analizar los cambios el miércoles durante una conferencia telefónica.

La calificación que S&P da a Bank of America fue reducida de "A'' a "A-", al igual que la de sus unidades Countrywide Financial Corp. y Merrill Lynch & Co. Inc., junto con una serie de subsidiarias afines.

Una degradación podría activar cláusulas en contratos que exigen que determinadas calificaciones aporten un colateral mayor, incluso podrían cancelar los contratos, lo que resultaría en pérdidas y en afectaciones a la liquidez de los bancos.

S&P redujo su calificación para el crédito de Citigroup Inc. de "A'' a "A-", al igual que para varias de sus filiales. La misma degradación y situación ocurrió para Goldman Sachs.

La evaluación de JPMorgan Chase disminuyó de "A+" a "A'', y su unidad Chase Bank fue reducida de "AA-" a "A+", en tanto que las calificaciones de otras filiales también cambiaron. JPMorgan Chase desbancó recientemente a Bank of America como el mayor banco en Estados Unidos.

La valoración para Morgan Stanley descendió a "A'' a "A-" mientras varias de sus filiales bajaron también un grado.

Wells Fargo bajó de "AA-" a "A+" y también tuvo reducciones en varias subsidiarias.

Entre las principales instituciones financieras británicas que fueron degradadas se encuentran Barclays, HSBC Holdings, Lloyds Banking Group y The Royal Bank of Scotland.

Las calificaciones para muchos bancos europeos, incluyendo Credit Suisse, Deutsche Bank, ING y Société Générale se mantuvieron sin cambios, aunque algunos con perspectiva "negativa".