Las autoridades estadounidenses descubrieron el martes otro túnel transfronterizo, el más reciente en una serie de pasajes secretos usados para el traslado de droga entre México y Estados Unidos.

El túnel fue encontrado en un almacén en la ciudad de Otay Mesa, limítrofe con Tijuana, aseguró la portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), Lauren Mack, quien no facilitó mayores detalles.

Soldados mexicanos estaban buscando una entrada al sur de la frontera.

Otro túnel de unos 400 metros (yardas) fue descubierto la semana pasada en la misma zona y las autoridades decomisaron casi 17 toneladas de marihuana en ambos lados de la frontera. Estaba equipado con iluminación y ventilación.

Conforme las autoridades estadounidenses han fortalecido la seguridad terrestre, han emergido túneles como una estrategia importante para contrabandear marihuana. Se han encontrado más de 70 en la frontera desde octubre del 2008, superando la cifra de hallazgos en los seis años previos. Muchos están agrupados alrededor de San Diego, el Valle Imperial de California y Nogales, Arizona.

California es popular debido a su suelo arcilloso que facilita la excavación de túneles con palas. En Nogales, los contrabandistas aprovechan canales subterráneos de drenaje. Las autoridades señalaron que encontraron el martes en Nogales un túnel para contrabando de drogas que parte desde un canal de desagüe en México hacia una casa rentada en la parte estadounidense.

El área de Otay Mesa en San Diego tiene la atracción agregada de que existen muchas bodegas en ambos lados de la frontera para esconder camiones que son cargados con la droga. Sus calles están llenas de tractocamiones por el día, y por las noches y fines de semana, están tranquilas.

En redadas realizadas en noviembre del año pasado en dos túneles que unían a San Diego y Tijuana se decomisaron un total de 52 toneladas de marihuana en ambos lados de la frontera, siendo uno de los decomisos más grandes en la historia de Estados Unidos. Esos pasadizos secretos estaban acondicionados con vías férreas, alumbrado y ventilación.

El lunes, un ciudadano mexicano fue sentenciado a casi 16 años de prisión por su participación en la actividad de esos túneles. Fiscales describieron a Daniel Navarro, de 45 años, como un elemento importante en el movimiento de marihuana de la bodega en San Diego y solicitaron una sentencia de 30 años.

El fiscal federal de distrito Larry Burns señaló que Navarro, un residente legal en Estados Unidos desde 1999 que trabajó como chofer de camión en el sur de California, "estaba metido hasta el cuello" en el tráfico de grandes cargas de marihuana.

"Esta es simplemente una cantidad gigantesca de marihuana", enfatizó Burns.