Los profesores agrupados en la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (Ades) iniciaron el martes un paro por 24 horas en esta capital mientras que el transporte de pasajeros se vio resentido por otra medida de fuerza.

La principal avenida 18 de Julio se convirtió en un caos al producirse una manifestación de trabajadores textiles, curtiembres, vestimenta e industria cárnica también en apoyo a sus demandas.

Durante el recorrido que obligó a desvíos de tránsito se escucharon decenas de bombas de estruendo. Esta manifestación culminó en la plaza Independencia, frente a la presidencia.

El paro de profesores afecta a 32 liceos, y se anuncia similar medida para el miércoles en otros 39 centros de enseñanza secundaria.

La medida de fuerza es en rechazo a un plan del gobierno llamado "Promejora", que busca aumentar el rendimiento estudiantil y que comenzará a aplicarse el año próximo en unos 20 centros educativos.

En tanto, los transportistas de pasajeros urbanos cumplen un paro que finalizará en las primeras horas de la tarde del martes mientras el gobierno y las empresas llegaron a un acuerdo sobre un convenio laboral, rechazado por el sindicalismo.

Los transportistas de pasajeros, no llevaron a cabo una manifestación proyectada por el dispositivo de seguridad montado por la policía en los alrededores del ministerio de Trabajo, que incluyeron vallas metálicas y carros lanza-agua, junto a efectos antimotines.

El dirigente de los transportistas Marcos Lombardi dijo a la prensa que les avisaron que había un operativo "pronto para la represión, con autos lanza agua", por lo que se decidió suspender la movilización frente al ministerio.

Lombardi afirmó que la implementación de las medidas de seguridad son "una provocación".