Sergio Agüero puso el último toque en un fenomenal contragolpe y Manchester City derrotó el martes 1-0 a Arsenal para avanzar a las semifinales de la Copa de la Liga inglesa, a las que también accedió Liverpool al vencer 2-0 a Chelsea con un gol del argentino Maxi Rodríguez.

Cardiff, de la segunda división, se metió entre los cuatro mejores por primera vez desde 1966 al eliminar 2-0 al Blackburn de la liga Premier con goles del escocés Kenny Miller y de Anthony Gerrard, primo del volante de Liverpool, Steven Gerrard.

El cuarto semifinalista saldrá del partido del miércoles entre el local Manchester United y Crystal Palace.

Tras 83 minutos sin goles, el argentino "Kun" Agüero sentenció al local Arsenal al rematar un contragolpe que comenzó Edin Dzeko en el área del Man City. El delantero bosnio recuperó el balón, lo llevó hasta la media cancha y mandó un certero pase para Adam Johnson, quien controló la pelota en la puerta del área y la cedió de revés para la definición del artillero argentino, que había entrado como suplente.

Fue el segundo año seguido que City eliminó a Arsenal en cuartos de final. "Sería mejor ganar aquí (en el estadio Emirates) en la liga Premier", dijo el entrenador italiano Roberto Mancini. "Pero es una buena sensación porque estamos en la semifinal de esta competición".

Pese a jugar apenas dos días después de su último partido de liga, Liverpool se impuso de visitante a los Blues con goles de Maxi y Martin Kelly, en ambos casos con pases del galés Craig Bellamy.

Bellamy no había jugado el domingo por la liga contra Man City porque estaba muy conmocionado por la muerte del entrenador de Gales Gary Speed, su ex compañero de selección.

"'Speedo' era considerado su mentor", dijo el entrenador de Liverpool Kenny Dalglish. "Significa mucho que vuelva a jugar y lo haga de esta manera".

En los tres partidos, el público aplaudió durante un minuto en homenaje a Speed, cuya esposa lo encontró ahorcado en su casa la mañana del domingo.

Bellamy aguantó las lágrimas antes del partido y luego fue clave en la victoria sobre un Chelsea que sufrió su quinta derrota en nueve encuentros en todos los torneos, lo que aumenta la presión sobre el entrenador portugués Andre Villas-Boas.

"Es una lástima", dijo Villas-Boas. "Teníamos una buena oportunidad de avanzar como locales, pero Liverpool fue muy superior".

En el segundo tiempo, los hinchas de Liverpool le dedicaron al portugués un cántico que decía: "Te van a despedir por la mañana".