Las temperaturas del mundo siguen en aumento hacia un umbral que podría provocar cambios irreversibles en la Tierra, advirtió el martes la oficina climatológica de la ONU.

El 2011 está empatado como el décimo año más caliente desde que comenzaron a llevarse registros en 1850, informó la oficina en su evaluación anual de las temperaturas globales, y el hielo en el Artico también ha disminuido a volúmenes récord. Trece de los últimos 15 años están entre los más calientes en los registros.

"Los datos científicos son sólidos y demuestran en forma inequívoca que el mundo se está calentando", dijo R.D.J. Lengoasa, subdirector de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), y la actividad de los seres humanos contribuye significativamente a ello.

"El cambio climático es real, y ya estamos observando sus manifestaciones en el clima y en patrones climáticos en todo el mundo", afirmó en las márgenes de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima que se lleva a cabo en la ciudad costera sudafricana de Durbán, la cual se encuentra en su segunda jornada.

El informe preliminar de la OMM, elaborado con datos recabados en los primeros 10 meses del año, fue dado a conocer en Ginebra y en el diálogo en Sudáfrica.

Uno de los principales objetivos de este congreso de 192 participantes es dar los últimos toques a lo que se conoce como el Fondo Verde para el Clima, uno de los puntos clave de una estrategia para contener las emisiones de gases del llamado efecto invernadero y mantener el calentamiento global dentro de límites manejables.

Los negociadores internacionales estaban en desacuerdo el martes sobre cómo reunir miles de millones de dólares para ayudar a los países pobres a hacer frente al calentamiento global. Un importante grupo naviero dijo estar dispuesto a ayudar, y respaldó una propuesta para que se aplique un impuesto a los barcos que mueven el comercio en el mundo por las emisiones de carbono que emiten.

La Cámara Naviera Internacional, que representa a aproximadamente el 80% de los buques mercantes del mundo, unió sus fuerzas el martes con el grupo de ayuda humanitaria Oxfam y la organización ambientalista WWF International para exhortar a la conferencia a que apruebe directrices con el fin de que se aplique un impuesto a las emisiones de carbono de los barcos.

La Organización Marítima Internacional, la agencia de la ONU que regula el tránsito internacional de mercancías por mar, sería la que establezca los detalles de cualquier carga fiscal, informaron esos grupos de ayuda y la cámara en un comunicado conjunto.

"El sector naviero tiene que asumir responsabilidad por las emisiones, enfrentarlas y hacer que disminuyan, y la mejor forma de hacer eso es tener un impuesto universal aplicable a todos los barcos que generará miles de millones de dólares" para combatir el cambio climático, dijo Tim Gore de Oxfam en las márgenes de la conferencia climática.

Unos 50.000 buques de carga transportan el 90% del comercio mundial, y la mayoría están impulsados por combustibles altamente contaminantes. La organización marítima de la ONU decidió en julio que los nuevos navíos de carga deben cumplir con estándares de eficiencia energética y disminuir la contaminación que emiten.

El 2011 ha sido un año de climas extremos, señaló el servicio meteorológico. La sequía en el este de Africa ha dejado decenas de miles de muertos, y ha habido inundaciones letales en Asia, así como 14 distintas catástrofes en Estados Unidos con daños que alcanzan 1.000 millones de dólares en cada una.

___

El periodista John Heilprin de The Associated Press contribuyó con este despacho desde Ginebra.