La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cedió por primera vez a la Justicia argentina informes confidenciales sobre la visita que hizo una misión del organismo al país en 1979, cuando arreciaban las denuncias contra la dictadura, confirmaron hoy fuentes judiciales.

La CIDH, un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), resolvió desclasificar archivos sobre la visita realizada a Argentina en pleno régimen a raíz de un pedido hecho el año pasado por el juez federal Sergio Torres, quien investiga una de las "megacausas" abiertas en el país por los crímenes cometidos durante la última dictadura militar (1976-1983).

Torres está a cargo del expediente que investiga las violaciones de los derechos humanos cometidas en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) de Buenos Aires, la principal cárcel clandestina del Gobierno de facto, por la que se cree que pasaron unas 5.000 personas.

La CIDH decidió ceder la documentación luego de una visita que hizo "hace un par de meses" el magistrado a Washington, en la que detectaron 65 cajas con documentación sobre la visita que pueden servir como prueba en los procesos que se llevan adelante en el país, detallaron portavoces de la querella.

"Esta decisión es importante para dimensionar el trabajo que hizo la CIDH en su momento y también puede haber otra información no recabada hasta el momento en la causa vinculada a la ESMA", explicó a Efe Agustín Chit, abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, querellante en este proceso.

Parte de lo solicitado por el juez está en la página web de la CIDH, pero Torres pudo añadir así otros documentos a la causa, reabierta en el país tras la derogación parlamentaria de las denominadas "leyes del perdón" a represores, en 2003.

"Es una foto de la época que nadie pudo tomar. Cuando uno vuelve a mirar esos papeles a la luz de la historia lo que ve es, entre las cartas de los familiares, un último pedido de auxilio, porque dentro del país todo estaba prohibido", explicó al diario Página/12 Pablo Yadarola, secretario del juzgado a cargo de Torres.

El acceso a los archivos "servirá para el fortalecimiento del Estado de derecho en la región", evaluó a su vez el secretario ejecutivo de la CIDH, el argentino Santiago Cantón.

"La discusión era cómo abrir los archivos, porque no existen protocolos en la OEA o en otros organismos de esta naturaleza, porque el principio básico siempre ha sido la absoluta confidencialidad", recordó Cantón al periódico.

Los documentos contienen información sobre la visita que los miembros de la comisión hicieron al predio de la ESMA, denuncias de familiares y víctimas del régimen que dejó unos 30.000 desaparecidos en Argentina, según coinciden el Gobierno y organismos humanitarios.

Del 6 al 20 de septiembre de 1979, una delegación de la CIDH viajó a Argentina para hacer un informe sobre los derechos humanos.

En su estadía en el país suramericano, la CIDH recibió 5.580 denuncias por violaciones de los derechos humanos y se reunió con el dictador Jorge Videla, con jueces y con dirigentes políticos, sociales y sindicales.

Presidida por el venezolano Andrés Aguilar, la delegación se instaló en Buenos Aires y luego pasó por las provincias de Córdoba, Santa Fe y Tucumán.

En octubre pasado, un tribunal argentino condenó a cadena perpetua a los exmarinos Alfredo Astiz, Jorge "Tigre" Acosta y Ricardo Miguel Cavallo, entre otros acusados, en el primer veredicto en el país por delitos cometidos en la ESMA.