La Cámara de Diputados chilena aprobó hoy el Presupuesto de la Nación 2012, un día antes del plazo final que fija la ley, después de que las comisiones mixtas aprobarán las últimas modificaciones propuestas por senadores y diputados.

La ratificación se consiguió con 65 votos a favor, 43 en contra y 2 abstenciones, tras un largo proceso que tuvo su principal obstáculo en la partida de Educación que recién este lunes fue aprobado en su tercer trámite legislativo, gracias al voto de tres disputados independientes.

Sin embargo, el fondo de educación inserto en la partida del Tesoro público, no fue aprobado por la comisión formada por ambas Cámaras y la iniciativa deberá discutirse más adelante, de forma separada del presupuesto.

Ante este panorama, el Gobierno deberá enviar ahora un nuevo proyecto de ley que contemple la creación de un fondo permanente para la educación, foco de las movilizaciones que los jóvenes chilenos iniciaron a mediados de mayo.

Los estudiantes exigen que el Gobierno central vuelva a administrar la educación primaria y secundaria, que evite que las universidades privadas se lucren con la educación (algo que está prohibido por ley) y que garantice el derecho a una educación pública, gratuita y de calidad.