James Murdoch fue reelegido el martes presidente de la cadena de televisión británica BSkyB, pero los detractores que deseaban su dimisión debido al escándalo de escuchas telefónicas ilegales dijeron que su posición fue debilitada.

BSkyB dijo que Murdoch obtuvo el respaldo de más de 81% de los accionistas que votaron, mientras que el 19% se opuso en la junta general anual de accionistas.

News Corp., el conglomerado de medios de comunicación controlado por el padre de Murdoch, Rupert Murdoch, posee el 39% de la empresa.

El legislador del Partido Laborista Chris Bryant dijo que la votación demostró que un gran número de accionistas están descontentos con Murdoch.

"Tenía las normas, fondos y el respaldo de la familia — aunque sigo creyendo que, a medida que prosigue el caso, que la suerte está echada", dijo Bryant. "Sospecho que Sky se habrá desprendido de sus servicios en un año".

James Murdoch es presidente de News International, el grupo propietario del desaparecido tabloide News of the World, envuelto en un escándalo de escuchas telefónicas ilegales, aunque siempre negó haber conocido que la práctica era generalizada.

News Corp. renunció a sus intentos de adquirir en julio el 61% de las acciones restantes de BSkyB al conocerse el escándalo de las escuchas ilegales. James Murdoch era considerado el heredero del imperio de medios de comunicación de su padre, y propuso la compra por parte de News Corp. de BSkyB, lo que habría realzado su importancia dentro de la empresa, además de dar a News Corp. pleno control de la empresa.

News Corp. abandonó su intento de adquisición tras conocerse que empleados de News of the World interceptaron el correo oral de la escolar asesinada Milly Dowler y borraron algunos mensajes. El tabloide tuvo que cerrar tras el escándalo.