Sólo tres de los gremios de trabajadores del sector público en Chile mantienen para este martes y miércoles una doble jornada de paro en demanda de un reajuste del 9,8 %, después de que el Gobierno llegara a un acuerdo con otros once sindicatos para elevar los salarios un 5 %.

El Ejecutivo cerró ese acuerdo a última hora de este lunes tras comprometerse a elevar desde el 4,5 % ofrecido inicialmente hasta el 5 % la subida salarial contenida en un proyecto de ley que había ingresado horas antes a trámite parlamentario.

La Comisión de Hacienda de la Cámara Baja analizará hoy la iniciativa que, de aprobarse en el Congreso, comenzará a regir a partir de este 1 de diciembre.

Los sindicatos aspiraban a una subida salarial del 9,8 %, con el fin de recuperar el poder adquisitivo perdido por la inflación, que entre enero y octubre acumula un 3,5 %, y de beneficiarse del crecimiento económico, que se estima que cerrará el año en un 6,5 %.

El Ejecutivo llegó a este acuerdo, por primera vez desde 2007, con la mayoría de los catorce gremios de trabajadores públicos.

"Estamos muy satisfechos de haber llegado a un amplio y positivo acuerdo con la mayoría de los gremios", resaltó el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

En concreto, once de ellos aceptaron la oferta del 5 % incluida en la propuesta, que también contempla un incremento del 5 % para todos los aguinaldos y otros bonos que forman parte de este proceso de negociación salarial.

Además, el proyecto incluye un bono de fin de negociación de 230.000 pesos (440 dólares) para todos aquellos trabajadores con remuneraciones inferiores a los 600.000 pesos (1.150 dólares).

Los tres gremios que rechazaron la propuesta del Gobierno fueron el Colegio de Profesores, la Federación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud y la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), que reúne a trabajadores de ministerios, subsecretarías, gobiernos regionales y servicios públicos.

En conjunto, estos tres gremios aseguran representar al 70 % de los trabajadores del sector.

"Nuestra organización está hoy día realizando una movilización con características de paro nacional en cada uno de sus servicios públicos", señaló a los periodistas la vicepresidenta de la Anef, Nuri Benítez.

Los dirigentes han invitado a los empleados a movilizarse este martes a través de asambleas en las oficinas públicas y el miércoles prevén trasladarse a Valparaíso, sede del Congreso, mientras se discute la iniciativa del Ejecutivo.

Con este llamamiento a paro, la Anef quiere también que el Gobierno asegure la estabilidad de 113.889 trabajadores cuyos contratos anuales vencen el 30 de noviembre, muchos de los cuales podrían no ser renovados.

También la de otros 15.000 trabajadores a honorarios, que no tienen beneficios sociales (pensiones y salud), ni derecho a vacaciones y que pueden ser despedidos en cualquier momento.