El entrenador Tom Coughlin busca explicarse la racha de tres derrotas consecutivas sufrida por sus Giants de Nueva York, pero considera que el equipo es tan bueno como aquél que venció a los Patriots de Nueva Inglaterra a comienzos de noviembre.

Coughlin insistió el martes en que los Giants (6-5) no son tan malos como lo sugiere el marcador de 49-24 con el que cayeron el lunes por la noche ante los Saints de Nueva Orleáns. En cambio, opinó que sus pupilos tienen el talento suficiente para derrotar a los invictos Packers de Green Bay (11-0) el próximo fin de semana.

Pero el problema que ha aquejado a los Giants durante buena parte de su mala racha es la incapacidad de jugar al mismo nivel en todas sus líneas.

Frente a los Saints, Eli Manning y el ataque jugaron bien, pero la defensa no lo hizo. Una semana antes, ocurrió exactamente lo contrario durante una derrota por 17-10 ante las Eagles. En cambio, hubo fallas de todo el equipo cuando Nueva York fue derrotado por 27-20 ante San Francisco.

Los Saints ganaron 577 yardas totales frente a los Giants, la segunda mayor cantidad permitida por Nueva York en la historia de la franquicia.

La racha ha ocasionado que los Giants caigan a un partido de los Cowboys de Dallas (7-4), que son ahora líderes de la División Este de la Conferencia Nacional. Y la diferencia parece destinada a ampliarse el domingo, cuando Nueva York se mida a Green Bay.

"No podemos estar así y no deberíamos estar así en esta época del año", dijo Coughlin. "Deberíamos jugar mucho mejor, de una forma más constante. Deberíamos saber quiénes somos y jugar mucho mejor. Esa es la respuesta que puedo dar. Una victoria ayudaría mucho, sin duda; nos daría confianza y eliminaría las dudas".

"Pero tenemos que jugar mejor".

Coughlin y el cuerpo de coaches han tomado algunos fragmentos de los seis triunfos del equipo para mostrar a los jugadores lo bueno que puede ser su desempeño y para recordarles que, al comienzo de esta campaña, eran el mejor equipo de la NFL como visitante desde el 2007.

Pero Coughlin reconoció que la racha de derrotas es frustrante.

"Trato de encontrar las respuestas en nuestras propias mentes", dijo.