El ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Timothy Yang, llegó hoy a Nicaragua en una visita oficial de tres días para fortalecer las relaciones económicas y de cooperación.

El canciller taiwanés fue recibido en el Aeropuerto Internacional de Managua "Augusto C. Sandino" por el vicecanciller nicaragüense, Manuel Coronel Kautz y la embajadora de Taipei en Nicaragua, Ingrid Hsing, en una ceremonia privada, informaron a Efe fuentes diplomáticas.

Yang llegó a Nicaragua procedente de Guatemala acompañado del anterior embajador de Taipei en Managua, Chin-mu Wu, actual director general de Asuntos Latinoamericanos y del Caribe en la Cancillería taiwanesa, precisó la fuente.

Por su lado, la primera dama nicaragüense y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, dijo a través de medios oficiales que el diplomático taiwanés se reunirá mañana, martes, con el presidente del país, Daniel Ortega.

Según Murillo, Yang será "atendido con un programa especial", que además de la reunión con Ortega, que fue reelegido en los comicios del pasado día 6, se entrevistará con el vicecanciller Coronel Kautz, en la sede de la Cancillería.

El canciller taiwanés se reunirá, además, con el presidente de la Asamblea Legislativa, el sandinista René Núñez, según la agenda.

De acuerdo con el Gobierno de Managua, la visita del canciller taiwanés a Nicaragua forma parte de una gira por Centroamérica que incluye "un intenso programa para fortalecer las relaciones económicas, de cooperación y de amistad" entre ambos países.

Taiwán ha otorgado fondos a Nicaragua para el programa alimentario Hambre Cero, con el que se pretende sacar de la pobreza a 75.000 familias en un período de cinco años y que es considerado el proyecto insignia del Gobierno sandinista y para otros programas sociales.

A mediados de agosto pasado, el canciller nicaragüense, Samuel Santos, viajó a Taiwán para fortalecer los lazos diplomáticos entre ambos países.

Nicaragua es uno de la veintena de países en el mundo que mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán y no con China, que la considera una provincia rebelde.