Un jurado federal declaró culpable el martes al cabecilla de una red de falsificación de documentos de identidad de los cargos de secuestro y de asesinato de un rival en Arkansas.

Después de ocho días de testimonios de testigos y de la presentación de cuantiosa evidencia, el jurado deliberó por seis horas hasta que halló culpable a Edy Oliverez Jiménez de seis delitos, entre ellos secuestro y homicidio para asociación ilegal.

El jurado absolvió a Oliverez de cuatro delitos con relación al uso de armas de fuego.

El acusado, quien escuchó el fallo traducido al español a través de audífonos, no mostró expresión alguna. El fiscal federal Henry E. Hudson fijó la fecha de la sentencia para el 2 de marzo. Oliverez podría ser condenado a cadena perpetua.

Su defensor Paul Gregorio dijo que era posible que presentaran una apelación.

El fiscal dijo que Oliverez era el cabecilla de una banda que operaba desde México, dedicada a la fabricación de identificaciones falsas, y que defendía su lucrativo negocio mediante amenazas, extorsiones y golpizas.

El fiscal dijo que en julio del 2010, el acusado y sus cómplices no identificados atrajeron con engaños a un competidor, Pasqual Ramos, de 17 años, hasta una casa rodante abandonada en Little Rock y lo mataron a golpes.

En el caso fueron encausadas 30 personas y Oliverez fue el único en ir a juicio. Veintiséis personas se declararon culpables, dos están prófugos y la identidad de uno sigue sin conocerse.

"Nunca habíamos visto un caso de fraude de documentos como éste en ningún lugar del país. Un grupo tan bien organizado y con tanta intención de lucrar con documentos falsos que no se detenían ante nada para acabar con sus rivales", destacó el fiscal Neil MacBride en una declaración por escrito después del juicio.

___

Larry O'Dell está en Twitter como: http://twitter.com/LarryOatAP