El Centro Kennedy para las Artes Escénicas designó el martes como su asesor artístico en jazz al pianista y compositor Jason Moran, quien sucederá en el cargo al aclamado músico Billy Taylor, fallecido en diciembre.

Este traspaso generacional — de Taylor que vivió hasta los 89 años a Moran que tiene 36 — no fue preparado de antemano pero tiene sentido debido a la evolución continua del jazz, dijeron los directores musicales en el centro ubicado en Washington.

Moran vive en la ciudad de Nueva York, enseña en el Conservatorio de Nueva Inglaterra en Boston y es famoso por mezclar en sus producciones diversos recursos, incluidos los visuales. En 2010, recibió de la Fundación MacArthur una "beca para genios" por 500.000 dólares.

Moran dijo a The Associated Press que a menudo piensa en cómo ubicar al jazz en el contexto de 2011.

"El jazz ya no es como en 1959, definitivamente tampoco como en 1939 ni como en 1900", expresó. "Esta música ha cambiado. El jazz se encuentra ahora en un sitio diferente. Así pues (hay que determinar) dónde encaja y en quiénes tiene influencia".

Durante los próximos tres años en los que ocupará el cargo de asesor artístico, Moran ayudará a seleccionar a artistas y desarrollar uno de los programas de jazz más grandes de la nación.

El Centro Kennedy organiza cada año más de 30 presentaciones, como conciertos en su propio club de jazz y actuaciones transmitidas en la Radio Pública Nacional.

Sin embargo, la contratación de un asesor joven y audaz no supondrá necesariamente grandes cambios al programa, dijo Kevin Struthers, director de jazz en el centro. Según Struthers, Moran puede "alternar con los más clásicos" pero también llevar al género musical a una dirección distinta.

"Creo que hemos seleccionado a alguien que tiene raíces firmes en las tradiciones de la música", expresó Struthers.

"No hay que poner al jazz en un anaquel como si fuera pieza de museo. Es importante que rindamos un homenaje al pasado, y creo que Jason lo hace con su música, pero en un escenario contemporáneo".

Taylor, pianista y compositor que tocó con luminarias como Dizzy Gillespie y Miles Davis, se convirtió en un defensor ardiente del jazz mediante presentaciones en radio y televisión, así como en su escenario rodante Jazzmobile que visitaba vecindarios urbanos.

Taylor perfiló a músicos en el programa "Sunday Morning" de la CBS, ganó un Premio Emmy en 1983 por una pieza sobre Quincy Jones y asumió en 1994 el cargo en el Centro Kennedy.