Los materiales electorales no llegaron a algunos baluartes de la oposición en la República Democrática del Congo, pero los comicios prosiguieron el lunes en una coyuntura que suscita dudas hacia el proceso — que ha incluido hechos de violencia con resultado de al menos nueve muertos_, y que podría arrastrar de nuevo al conflicto a la nación más grande del Africa subsahariana.

Expertos y dirigentes de la oposición en el país exigieron al gobierno que postergara la realización de las elecciones debido a la enorme cantidad de problemas logísticos en una nación cuyos habitantes han sufrido décadas de dictadura y guerra civil.

Debido a la lejanía de algunos centros de votación, las papeletas tuvieron que ser cargadas por porteadores sobre la cabeza y quienes recorrieron senderos lodosos. El material electoral también debió llevarse en canoas fabricadas con troncos ahuecados que se desplazaron por ríos revueltos.

Hay temores de que las disputas electorales puedan suscitar nuevos hechos de violencia en esta nación, donde grupos paramilitares y rebeldes todavía tienen aterrorizadas a las personas en el este del país.

Al menos cuatro personas murieron el fin de semana en diversos hechos de violencia. En un incidente ocurrido en la noche del domingo al lunes, varios individuos armados dispararon contra un camión que transportaba papeletas en el poblado de Lubumbashi, en el sureste del país.

Además de ese ataque hubo otro contra un centro de votación que dejó otros cinco muertos, según Dikanga Kazadi, ministro del interior provincial. En la capital, la Policía lanzó gas lacrimógeno en un centro de votación debido a un enfrentamiento entre partidarios políticos rivales.

___

El periodista de The Associated Press Saleh Mwanamilongo en Kinshasa, Congo, contribuyó a este despacho.