Un juez federal de Nueva York rechazó hoy el millonario acuerdo que había cerrado el mes pasado Citigroup con las autoridades reguladoras de Estados Unidos para poner fin a una investigación por su papel en la crisis hipotecaria de 2008 y fijó para julio de 2012 el inicio de un juicio.

El acuerdo, por el que Citigroup aceptaba pagar una multa de 285 millones de dólares para que se cerrara la investigación, fue rechazado hoy por el juez federal Jed Rakoff, que consideró que en ese pacto el banco no admite responsabilidades en los hechos investigados y no reconoce ni desmiente haber engañado a sus clientes.

El juez, que fijó el inicio del juicio para el 16 julio de 2012, asegura que los estadounidenses tienen "gran interés" en conocer cómo se manejan las cosas en los mercados financieros y en su dictámen de 15 páginas se pregunta directamente si la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. (SEC) no quiere "conocer la verdad" sobre lo ocurrido.

Citigroup acordó el pasado 19 de octubre pagar 285 millones de dólares para cerrar varias causas civiles abiertas por la SEC por supuestamente engañar a inversores en la venta de activos hipotecarios tóxicos que contribuyeron al estallido de la crisis financiera de 2008.

"Los inversores no fueron informados de que Citigroup había decidido apostar contra ellos y había ayudado a escoger los activos que determinarían quién ganaba y quién perdía", dijo en su momento Robert Khuzami, director de la Agencia de Seguridad de la SEC en un comunicado.

Las autoridades reguladoras investigaban al banco para determinar si antes del estallido de la crisis engañó a sus clientes con la comercialización de bonos respaldados por títulos hipotecarios de dudosa calidad que supusieron pérdidas de más de 700 millones de dólares para los afectados.

"Si las acusaciones contra el banco son ciertas, se trataría de un gran acuerdo para Citigroup, e incluso si fueran falsas, sería un coste demasiado suave y modesto para esta forma de hacer negocios", añade el juez en su fallo, en el que lamenta que este tipo de pactos no tenga en cuenta los intereses del gran público.

El magistrado dice también que aunque la SEC asegura no sólo estar comprometida con defender los derechos de los inversores sino a ayudarles a recuperar sus pérdidas, en la propuesta de acuerdo con Citigroup presentada en su tribunal no hay ningún compromiso firme de que vaya a devolver los 285 millones de dólares a los afectados.

La multa anunciada en octubre pasado contra Citigroup es similar a la adoptada previamente por la SEC contra Goldman Sachs, uno de los bancos de negocios afectados por la crisis de las "subprime" y que pagó el año pasado año 550 millones de dólares para que se retiraran los cargos.

Las acciones de Citigroup, empresa que cotiza en la Bolsa de Nueva York, subían hoy un contundente 5,84 % y se cambiaban de manos a 25,01 dólares por título pasado el ecuador de la jornada, aunque acumulan un retroceso del 47,15 % desde que comenzó el año y un retroceso del 39,17 % en los últimos doce meses.