El Tesoro británico anunció planes de inyectar más dinero en la economía para estimular el alicaído crecimiento, justo cuando un sondeo internacional indica que el país está a punto de caer en una nueva recesión.

La Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo dijo el lunes que la economía británica se contraerá en el último trimestre y en los primeros tres meses de 2012.

El fin de semana, secretario del Tesoro George Osborne anunció que buscará la inversión de 30.000 millones de libras (46.500 millones de dólares) en nuevos programas, que incluyen créditos garantizados. Agregó que de esa suma, unos 20.000 millones de libras procederán de fuentes privadas.

Osborne presentará su plan el martes a la Cámara de los Comunes, la víspera de una huelga de 24 horas de funcionarios públicos furiosos con los cambios a los planes de pensiones.