El viceministro de Gestión Ambiental renunció el lunes en medio de una protesta que han emprendido pobladores de la región Cajamarca contra un ambicioso proyecto minero que implica destruir cuatro lagunas y que temen afectará irreversiblemente sus fuentes de agua.

El viceministro José de Echave informó a la AP que presentó su carta de renuncia el lunes, y dijo que su dimisión fue aceptada.

Consultado sobre las razones de su dimisión, dijo que consideraba que no existe en el gobierno una "estrategia adecuada para enfrentar los conflictos sociales".

Además dijo que discrepa del reciente anuncio sobre la creación de una autoridad dentro del ámbito de la Presidencia del Consejo de Ministros que verá temas de fiscalización ambiental y estudios de impacto ambiental.

"Creo que ese anuncio no ayuda a construir y consolidar una autoridad (ambiental) fuerte, importante, como era lo que se pensaba hacer, mas aún en un país donde la principal fuente de conflictos sociales tiene que ver con temas ambientales. Me da la impresión que no va en la buena dirección", dijo de Echave en conversación telefónica con la AP.

Comentó que actualmente existe para el gobierno una agenda "muy cargada de conflictos sociales" por temas ambientales, como la protesta contra el proyecto Conga y otros, donde "creo que la estrategia (gubernamental) debería ser mucho más integral".

La renuncia de Echave se conoce poco después que el ministerio del Ambiente emitió un reporte en el que objetó el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Conga de la empresa minera Yanacocha porque su puesta en marcha "transformará de manera significativa e irreversible la cabecera de cuenca" y desaparecerán varios ecosistemas.

Pero el ministro del Ambiente, Ricardo Giesecke, afirmó luego en diferentes entrevistas a medios de comunicación que la finalidad del informe no era oponerse al proyecto sino que el estudio de impacto ambiental sea mejorado.

El ministro de Energía y Minas Carlos Herrera Descalzi calificó de "tremendista" y fatalista el informe del ministerio del Ambiente.

Yanacocha, de la estadounidense Newmont, y que opera en Cajamarca la mina de oro más grande de Latinoamérica, prevé secar dos lagunas para extraer el oro que hay debajo, y secar otros dos para usarlas como depósitos de relaves y desmontes.

Los pobladores de Cajamarca, que se dedican a la ganadería y la agricultura, acatan un paro desde el pasado jueves por tiempo indefinido bajo la consigna "Conga no va".

"No hay más camino que declarar la inviabilidad del proyecto Conga y la suspensión definitiva del proyecto en las alturas. Ese es el reclamo de nuestro pueblo, no vamos admitir por el momento mesa de dialogo alguna porque estamos convencidos: el proyecto minas Conga es un proyecto altamente destructivo y contaminante", dijo el dirigente cajamarquino, Wilfredo Saavedra, en declaraciones trasmitidas por la televisión.

Los pobladores de Cajamarcan manifiestan sentirse engañados por el presidente Ollanta Humala, pues siendo candidato presidencial éste prometió respetar los deseos de los cajamarquinos con respecto a la minería.

Pero hace unas semanas Humala señaló que el proyecto Conga es muy importante para el país y dijo que no iba a aceptar ultimátums.

Perú es un país esencialmente minero, pues más del 60% de sus exportaciones totales provienen de la venta de minerales.

"El presidente Ollanta Humala tiene que responder, que se rectifique en sus palabras, (que) se ratifique con sus compromisos, porque aquí nosotros no vamos a tolerar más incoherencias", dijo Miguel Reyes, otro de los dirigentes de la protesta.