El español Rafael Nadal ha admitido hoy que en algunos momentos de esta temporada ha sentido "el cansancio de muchos años de estar ahí, semana tras semana", pero ha negado "falta de pasión" en su tenis, ya que "trabaja cada día al cien por cien", y ahora "con la ilusión que requiere la final de la Copa Davis".

En un breve encuentro con los medios de comunicación tras entrenarse en la pista central del estadio de La Cartuja de Sevilla donde España y Argentina disputarán este fin de semana la final de la Copa Davis, Nadal ha matizado la "falta de pasión", frase que utilizó tras ser eliminado en la Copa Másters de Londres, y, así, ha afirmado que "más que falta de pasión, es el cansancio de muchos años de estar, semana tras semana, ahí", en la cúspide del tenis.

"A las cosas se les da muchas vueltas también muchas veces, porque se sacan de lo que es estrictamente la frase. Y respecto a la falta de pasión, lo que dije es que después de Shangái hasta ahora, sí que es verdad que me ha costado la temporada, que ha sido larga y buena", ha recalcado el número uno del tenis español y segundo del mundo.

Nadal ha reconocido que esta temporada ha sufrido derrotas que le "han afectado", pero ha precisado que "también siempre" se ha "levantado durante todo el año" y ha "vuelto a estar en otras finales".

"En Shangái me veía bien, perdí un partido complicado con Florian Mayer, que evidentemente me afectó, y más que falta de pasión, es el cansancio de muchos años de estar ahí, semana tras semana. Y es normal que en tu carrera haya momentos mentales, físicos y de todo, un pelín más altos, y otros un pelín más bajos", ha explicado.

Rafa Nada ha insistido, sin embargo, en que "lo importante ahora mismo es trabajar cada día al cien por cien, con la ilusión que requiere la final de la Copa Davis", y ha asegurado que esto es lo que está haciendo, y va "a seguir haciendo hasta el viernes", cuando empiecen los primeros partidos en el Estadio Olímpico de La Cartuja.

Sobre Argentina, ha destacado que "es un equipo completo, lo tiene todo para jugar bien en esta superficie" (tierra batida).

"Tiene a grandes jugadores, todos ellos son destacados en el circuito, con lo cual lo único que tenemos que hacer nosotros es intentar preocuparnos de llegar lo mejor preparados posibles y después esperar que los rivales no tengan el fin de semana súper inspirado. En eso estamos, y a ver qué pasa", ha recalcado.

También ha indicado que, desde que el equipo español llegó a la capital andaluza, sienten "el cariño de la gente", por lo que están "agradecidos, como siempre, a España y a Sevilla por su apoyo".

Preguntado si ha cambiado desde que en 2004 ganó con España la final de la Davis a Estados Unidos, también en Sevilla, Nadal ha asegurado que es "el mismo pero siete años menos joven; es algo natural, es la vida".

Ha añadido que, desde esa final de 2004, la trayectoria en su carrera "ha sido muy, muy positiva. Estoy feliz por todo lo que me ha pasado y también por poder volver a jugar en Sevilla otra final de la Copa Davis", ha manifestado.

Tras indicar que pasar de un tipo de superficie a otra siempre es "complicado y cuesta", ha señalado que la pista de Sevilla "está un poquito lenta" y no es como en la semifinal de Cordoba, pues "hacía calor y las bolas saltaban más, aquí se quedan un pelín 'piedra'".

"Está un poco más lenta. Las condiciones no son fáciles, pero estamos aquí para adaptarnos, tenemos bastante tiempo y trabajamos cada día para intentar estar bien", ha argumentado el manacorí, que, tras el entrenamiento, ha tenido sobre la pista una breve conversación con el tenista argentino Juan Martín del Potro.