Gary Speed estaba sonriendo, relajado, hablando con reporteros en la televisión nacional sobre los partidos de fútbol del día. Unas pocas horas más tarde, el técnico de la selección nacional de Gales y ex astro de la Liga Premier fue hallado muerto en su casa a los 42 años, en lo que parece ser un suicidio.

Speed fue el primer jugador en participar en 500 partidos en la Liga Premier y el miembro más joven del mediocampo que guió a Leeds a su más reciente título de liga en 1992. Como técnico, transformó el equipo nacional de Gales y llevó el joven once a cuatro triunfos en sus últimos cinco encuentros.

"Veinte minutos antes de salir al aire el sábado, él era el Gary Speed normal que yo conocía", dijo Gary McAllister, un ex compañero de equipo que también se presentó en el programa de BBC "Football Focus". "Él estaba muy entusiasmado sobre los prospectos de la selección nacional y se veía optimista, inmaculado. Era como una estrella de cine para mí".

"No había indicios, nada que indicase que tenía problemas. Se veía bien y las cosas le estaba yendo bien. No podía imaginarme que 10 o 12 horas después de haberle visto iba a recibir esta noticia. Es una pesadilla".

Citando fuentes policiales no identificadas, la prensa británica reportó que Speed fue hallado ahorcado el domingo por la mañana en el garage de su casa en Huntington, Inglaterra, donde vivía con su esposa y sus dos hijos.

Aunque la policía anunció una pesquisa sobre la muerte de Speed, dijo que no había circunstancias sospechosas, una declaración hecha normalmente en casos de suicidio.

El agente de Speed, Hayden Evans, emitió una declaración en las afueras de la casa de la familia el lunes, en la que pidió que se dé a la familia "el respeto de privacidad para poder llorarlo".

Hinchas dejaron camisetas y banderas adornadas con el nombre de Speed en las afueras de los estadios de sus cinco clubes. El primer ministro David Cameron dijo que había visto en televisión imágenes de hinchas y jugadores honrando con un momento de silencio la memoria de Speed.

"Pienso que fue increíblemente conmovedor", dijo Cameron. "Yo sé que él significó mucho para la gente y la gente se siente muy triste por él y por su familia".

Ex compañeros, entrenadores y colegas hablaron del hombre al que conocieron como un dedicado jugador, amigo considerado y técnico inmensamente prometedor.

"Él fue un jugador increíble, talentoso, un jugador con una carrera tan brillante que acababa de iniciar una gran carrera como técnico", dijo el futbolista David Beckham.

"No puedo creer la noticia sobre Gary Speed. Nos habíamos saludados hace unos cuantos días al dejar a nuestros hijos en la escuela. Estoy aturdido", dijo Michael Owen, delantero del Manchester United, en su cuenta de Twitter. "Ha fallecido a los 42 (años). Que triste. Vivía muy cerca (de casa) y conocíamos a su familia. Deja a dos hijos. Trágico".