El español Juan José Padilla, herido gravemente en la cara a causa de la cornada que sufrió el pasado octubre, aseguró hoy que va a hacer "lo indecible" por volver a vestirse de torero, tras recibir el alta en el hospital Virgen del Rocío de la sureña Sevilla, en el que fue operado hace seis días.

El diestro compareció hoy en rueda de prensa con buen aspecto y la cara sin vendar, acompañado del equipo médico que le operó bajo la dirección del cirujano maxilofacial Alberto García Perla.

"No quiero que la afición sienta pena por este torero: voy a luchar lo indecible por vestirme de nuevo de torero, porque esta es mi ilusión, encontrarme con la afición", señaló un emocionado Padilla, quien hizo alusión al lema "Fuerza Padilla" que ha inundado las redes sociales en las últimas semanas.

El matador destacó que se ve "mejor" que hace tres semanas y que está "muy ilusionado" con la recuperación.

Reconoció que se emociona "porque -dijo- cuando uno lucha tanto para recuperarse y lo va logrando es imposible no hacerlo".

"Quiero dar las gracias al Hospital Virgen del Rocío y a todo su equipo médico por darme la oportunidad de volver a una vida normal, si es que se puede llamar normal a la vida que llevamos, y darme la esperanza de volver a los ruedos", señaló el diestro, que extendió su agradecimiento a los medios de comunicación.

Acompañado por su mujer, Lidia, sus padres y su apoderado, el taurino sanluqueño Diego Robles, Padilla fue arropado por una gran ovación antes de trasladarse a su domicilio de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

El doctor García Perla precisó que la recuperación transcurría "según los plazos previstos" tras la operación, de la que se han mostrado imágenes por su "interés científico", según el cirujano.

La intervención a la que Padilla fue sometido el pasado martes tenía como objetivo "recuperar y reconstruir la integridad del nervio facial que fue seccionado de forma traumática y con una gran violencia", una situación que provocaba la pérdida de la expresividad del rostro y dificultades en la deglución o el habla.

Padilla tendrá que afrontar un largo proceso de rehabilitación que iniciará en un par de semanas en un centro próximo a su domicilio para maximizar los efectos de esa operación con la que se persigue recuperar alrededor del ochenta por ciento de movilidad del lado izquierdo de la cara.

Además, el diestro es tratado de los problemas de visión del ojo izquierdo en un centro de Oviedo (norte del país) bajo la dirección del doctor Fernández Vega.

La superación de esos problemas oculares será vital para que el torero pueda afrontar una reaparición en los ruedos, tal y como es su deseo.