Fitch mantendrá su calificación para la deuda estadounidense a largo plazo en el nivel máximo de AAA, a pesar del fracaso de un panel del Congreso para lograr un acuerdo para reducir el déficit presupuestal del país, informó el lunes la agencia, pero degradó su perspectiva a negativa.

La agencia calificadora señaló que tiene menos confianza en la capacidad del gobierno federal para tomar las acciones necesarias para refrenar el déficit.

Moody's Investors Services y Standard & Poor's también dejaron sin cambio sus calificaciones la semana pasada, pero Moody's amenazó con disminuir su calificación si el Congreso se echa para atrás en el programa automático de recortes por 1,2 billones de dólares en la siguiente década.

S&P degradó en agosto su calificación de la deuda estadounidense a largo plazo al segundo nivel más alto: AA-plus. Eso ocurrió días después de que el Congreso tuvo dificultades para resolver una prolongada batalla sobre incrementar el límite de deuda del país.