La tasa que ofrece Italia por sus bonos soberanos se disparó nuevamente el lunes por segundo día de contratación consecutivo, al mismo tiempo que aumenta la presión en la tercera economía de la eurozona para que adopte con premura reformas y nuevas medidas de austeridad para impedir la desintegración del euro.

El rendimiento que tuvo que ofrecer Italia para convencer a los inversionistas para que adquirieran sus bonos a 12 años subió al 7,2%, un salto de 2,7 puntos porcentuales en comparación al remate anterior con el mismo vencimiento.

Gracias al remate, el gobierno italiano logró recaudar 567 millones de euros (750 millones de dólares). Aunque hubo pujas suficientes para cubrir el máximo ofertado en principio de 750 millones de euros (1.000 millones de dólares), la tasa de interés obligó al Ministerio de Hacienda italiano a ofrecer solamente la postura mínima de su plan recaudador.

El primer ministro italiano, Mario Monti, está enormemente presionado para que convenza a los mercados de que su nuevo gobierno tecnocrático cuenta con una estrategia para controlar la deuda soberana de 1,9 billones de euros (2,5 billones de euros) y equilibrar el presupuesto para 2013. Esta semana seguramente anunciará nuevas medidas de austeridad.

La OCDE pronosticó el lunes que el PIB de Italia crecerá un 0,7% en 2011, seguido por una contracción del 0,5% el próximo año.

A primeras horas del lunes, el Fondo Monetario Internacional negó que esté preparando un plan de rescate para Italia.

El diario italiano La Stampa dijo que el FMI prepara un plan de rescate de 600.000 millones de euros (794.000 millones de dólares) para Italia, que apenas puede manejar su enorme deuda soberana.

___

El periodista de The Associated Press Don Melvin contribuyó a este despacho desde Bruselas.