El Consejo de Seguridad de la ONU pidió hoy que el traspaso de poder abierto en Yemen tras la aceptación del presidente yemení, Alí Abdulá Saleh, de un acuerdo para la transición se produzca de una manera "seria, transparente y puntual" y en un "espíritu de inclusión y reconciliación".

Así lo señaló ante la prensa el presidente de turno del Consejo, el portugués José Felipe Moraes Cabral, quien leyó un comunicado acordado por los quince miembros del máximo órgano de decisión de la ONU, en el que respaldan la iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) para realizar el traspaso del poder en Yemen.

"Los miembros del Consejo de Seguridad apoyan a Yemen en sus esfuerzos por lograr un hito en la puesta en marcha del plan y esperan que las partes cumplan con el calendario fijado en el acuerdo, formen un Gobierno de consenso nacional y celebren elecciones presidenciales en 90 días", dijo Cabral.

El Consejo de Seguridad subrayó igualmente la necesidad de que el país abrace un proceso de "diálogo nacional", de que se revise la Constitución y de que se ponga en marcha "una serie de reformas que empiecen a resolver los grandes desafíos humanitario, económicos y de seguridad a los que Yemen se enfrenta".

"Pedimos a todas las partes que rechacen la violencia y se abstengan de realizar cualquier provocación", añadió el presidente del Consejo, quien pidió a todos los actores políticos del país que trabajen "con el apoyo de la ONU, la comunidad internacional y el CCG por lograr la paz, la estabilidad y la reconciliación, así como por aliviar la situación económica y humanitaria del país".

El comunicado del Consejo de Seguridad se produjo después de que sus miembros recibieran un informe este lunes del enviado especial de la ONU a Yemen, Jamal Benomar, sobre los últimos acontecimientos en el país más pobre de la de la península Arábiga.

Benomar reiteró el compromiso de Naciones Unidas de asistir en el proceso de transición abierto en ese país, aunque recordó a los yemeníes que es hora de que trabajen "unidos" para lograr una verdadera reconciliación nacional, por lo que lamentó que, pese al acuerdo, todavía persista "la violencia y la agitación" en el país.

El presidente Saleh firmó la semana pasada una iniciativa propuesta por el CCG para realizar el traspaso del poder pacífico en Yemen tras meses de protestas y de incidentes como el atentado sufrido por el propio mandatario en junio.