Doris Day, la coqueta novia de América de los años 50 y 60, cautivó al público en románticas películas junto a grandes astros de Hollywood como Cary Grant, Rock Hudson y Jack Lemmon.

Los adoró y los extraña a todos, dice la actriz y cantante de 88 años. Pero su más profundo sentir lo guarda para su difunto hijo Terry Melcher, un productor discográfico cuyo toque y voz son parte del primer álbum de Day en casi dos décadas.

"Ay, desearía que estuviera aquí y fuera parte de esto. Me encantaría. Pero no resultó así", dijo Day con la voz apagada. Es una voz rara vez escuchada desde que se fue de Hollywood a principios de los 80 para refugiarse en Carmel, California, donde Clint Eastwood fue alcalde una vez.

"My Heart", cuyo lanzamiento está previsto para el 2 de diciembre, ha colocado a Day nuevamente bajo la luz. El CD incluye 13 canciones inéditas grabadas en un periodo de 40 años, con versiones de "You Are So Beautiful" de Joe Cocker, "Daydream" de Lovin' Spoonful y otro puñado de temas conocidos. Todas las ganancias irán a su causa de años, el cuidado de los animales.

Una versión condensada del disco salió en Gran Bretaña recientemente debutando en el top 10.

Melcher, quien trabajó con bandas como Byrds y los Beach Boys, produjo la mayoría de las canciones y cantó en dos. Murió de melanoma en el 2004 a los 62 años, dejando un vacío que le produce lágrimas a Day al recordarlo.

"Me encantó hacer (el disco) y tener a Terry conmigo. Eso fue importante para mí", dijo en una entrevista desde Carmel. "No pensaría que sería lo que es. ... Sólo me encanta que está ahí. Y lo extraño terriblemente, pero tengo eso".

El lanzamiento del álbum coincide con un nuevo reconocimiento para la actriz y cantante.

Esta semana se anunció que su grabación de "Qué será, será", incluida en el thriller de Alfred Hitchcock "El hombre que sabía demasiado" (1956) que Day protagonizó junto a Jimmy Stewart, formará parte del Salón de la Fama del Grammy. En enero, Day será honrada con el premio a la trayectoria de la Asociación de Críticos de Cine de Los Angeles.

Day dominó una vez la taquilla en una serie de comedias como "Problemas de alcoba" con Hudson (trabajo por el que fue nominada a un Oscar) y "Suave como visón" junto a Grant, que mostraron su brío y fresca sensualidad. Su dulce voz la ayudó a grabar éxitos pop como "Sentimental Journey" y las laureadas con el Oscar "Qué será, será" y "Secret Love".

En la pantalla, Day interpretó a menudo a la determinada soltera profesional que podía perder la cabeza por amor ante pretendientes irresistibles como Grant o Hudson.

También fue esposa y madre cariñosa en cintas como "Éramos tan felices" (1960), con David Niven, y se aventuró en filmes biográficos como "Quiéreme o déjame" de 1955, en el que encarnó a la cantante de jazz Ruth Etting en la historia de su carrera y su tempestuoso matrimonio.

En cuanto a su vida personal, Day dijo que "siempre hay cosas que una atraviesa que no son perfectas".

Para ella, eso incluyó tres divorcios y la viudez. Cuando su tercer marido murió, se enteró que éste y su socio de negocios habían perdido su multimillonaria fortuna, pero la artista se reparó hasta cierto punto con la serie de comedia de 1968-73 "The Doris Day Show" y una demanda.

Su decisión de dejar Los Angeles y la industria atrás fue espontánea, dijo. Había visitado Carmel-By-The-Sea con regularidad y decidió que iba bien con ella.

"Me encantaba lo que estaba haciendo. Pero entonces, cuando vine aquí, lo pensé bien. Tuve mi turno y eso está bien. Y otras personas estaban llegando y protagonizando y era el turno de ellas. No pensé nada en cuanto a no trabajar", relató.

En vez, se dedicó a promover el bienestar de los animales con la Doris Day Animal Foundation que creó en 1978 y que es la beneficiaria del álbum. Sus propias mascotas, que incluyen una media docena de gatos, tienen una vida buena: construyó una extensión con techo de vidrio en su casa para que los felinos puedan disfrutar la vista sin el riesgo de salir.

¿Por qué su atención a los animales? "Son la cosa más perfecta en la Tierra", respondió Day. "Son leales. Te aman. Y nunca te olvidarán. ... Creo que los han puesto aquí para que nosotros aprendamos lo que es el amor".

___

En Internet:

http://www.dorisday.com