El ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) declaró hoy en Guatemala un estado de emergencia zoosanitaria para prevenir la propagación de la fiebre porcina clásica que se detectó en un municipio del occidente del país, informó una fuente oficial.

A través de un acuerdo ministerial publicado en el diario de Centroamérica (oficial), el MAGA señala que puso en vigor la emergencia a nivel nacional, aunque aclara que la fiebre porcina no afecta a los humanos.

La fiebre porcina es un virus que provoca a los cerdos, entre otras causas, diarreas, fiebres altas, disminución del apetito, parálisis y temblores que les causan la muerte

El control zoosanitario, precisa, tendrá énfasis en el municipio de Pastores, en el departamento occidental de Sacatepéquez, por ser el área donde se detectó la fiebre clásica que afecta a los cerdos.

Según las autoridades, hasta hoy han sido sacrificados en esa comunidad 16.200 cerdos de crianza para evitar la propagación de la enfermedad en el país.

El hato porcino de Guatemala, de acuerdo con el MAGA, es de 1,2 millones de cerdos.

En el acuerdo gubernativo, el MAGA anuncia la creación de una comisión que deberá definir las líneas de operación y tendrá que elaborar un plan de contingencia que incluya vacunación preventiva.

También se prohíbe la movilización de cerdos del municipio de Pastores hacia otras regiones para evitar la propagación de la fiebre porcina clásica.

El pasado 19 de noviembre el gobierno salvadoreño prohibió de forma temporal la importación de cerdos procedentes de Guatemala y todos sus productos derivados debido al brote de la peste porcina.

La medida, según el Ministerio de Agricultura y Ganadería de El Salvador, se adoptó desde que Guatemala notificó el brote, aunque no especificó el día.

En ese país, de acuerdo con las autoridades, no se han detectado casos sospechosos de fiebre porcina desde hace más de cuatro años.

También Honduras ha cerrado la frontera a la carne de cerdo procedente de Guatemala como medida de seguridad.