La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) escuchó el lunes a los testigos en el caso Néstor José y Luis Uzcátegui, el primero de los cuales habría sido asesinado por la policía venezolana el 1 de enero del 2001.

En la audiencia compareció Luis Uzcátegui, quien aseguró que su hermano había sido amenazado por un jefe policial del estado de Falcón y luego ejecutado por un grupo de policías en su vivienda y rematado en un camión policial.

En su testimonio, Uzcátegui dijo que los policías ingresaron por la fuerza a su casa el primero de enero y en presencia de toda la familia, le dispararon en dos ocasiones, luego le arrastraron hasta un camión y le remataron.

Asimismo, sembraron un arma en la escena del crimen para afirmar que se trató de un enfrentamiento, dijo el testigo.

La Corte también escuchó el testimonio de un defensor de los derechos humanos y un fiscal del Ministerio Público.

La Corte tendrá seis meses para dar su veredicto sobre este caso.

La subdirectora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), Ariela Peralta, afirmó que en Venezuela "hay un patrón estructural de ejecución extrajudicial por parte de la policía, que se ha venido creciendo con el paso del tiempo".

"En casi todos los casos se presenta el mismo modus operandi. Se ejecuta a las víctimas, en una especie de limpieza social, y luego se monta un escenario de supuesto enfrentamiento", dijo Peralta en conversación con The Associated Press.

El testigo del Estado, el fiscal Espartaco Martínez, negó que haya denegación de justicia por lo tardado del juicio y dijo que se debía ser muy cuidadoso para investigar delitos de lesa humanidad.

Martínez aseguró que el proceso sigue avanzando en los tribunales venezolanos, en donde hay varios uniformados acusados por los hechos.