La isla caribeña de Santa Lucía celebra mañana elecciones generales para designar un nuevo Gobierno, sin que haya un claro favorito entre el Partido de los Trabajadores Unidos (UWP), en el poder, y el Partido Laborista de Santa Lucía (SLP), la principal fuerza opositora.

En este pequeño país de las Antillas Menores, independiente desde 1979 e integrante de la Comunidad del Caribe (Caricom) y de la Organización de Estados Americanos (OEA), 151.734 personas están llamadas a votar el lunes para elegir su Gobierno para los próximos cinco años.

El primer ministro, Stephenson King, busca convertirse en la segunda única persona capaz de llevar a la victoria al UWP, algo que sólo ha conseguido el fallecido John Compton, fundador de esa agrupación de corte derechista y responsable del Gobierno de Santa Lucía por 14 años consecutivos (1982-1996).

Compton volvió a ser elegido primer ministro en diciembre de 2006 hasta que murió en septiembre de 2007, y le sucedió King, quien trata ahora de ser elegido en las urnas.

Su principal rival es Kenny Anthony, quien ya venció en las elecciones de 1997 y 2001 con el SLP.

Según el máximo responsable del proceso electoral, Carson Raggie, están llamadas a votar 19.189 más que en 2006, cuando 38.894 votantes apoyaron al UWP y 36.604 al SLP.

Raggie no prevé incidentes de importancia el día de los comicios, que contarán con 475 centros electorales abiertos hasta las 23.30 de la noche (3.30 GMT del martes).

En total concurren 52 candidatos en representación de cuatro fuerzas políticas, así como otros dos independientes, aunque estos comicios se ven como una lucha entre el SLP y el UWP, que juntos han monopolizado el poder en las cuatro últimas décadas.

Uno de los candidatos independientes es Jeannine Compton, hija del fallecido líder. Los analistas creen que su candidatura podría restar votos al UWP y beneficiar indirectamente al SLP.

"Lo que espero es que los santalucenses piensen detenidamente y elijan a quienes merezcan representar a Santa Lucía, para que podamos llegar a algún entendimiento y tener un Gobierno que trabaje para la mejora del país", dijo durante la campaña Janice Compton, madre de la candidata y esposa del gobernante fallecido.

Anthony, por su parte, ha asegurado que el SLP está mucho mejor que en 2006, cuando perdió el poder: "Entendemos que todas las experiencias deben ser una oportunidad para aprender, crecer y mejorar. Hemos utilizado este periodo en la oposición para conectar con los santalucenses".

"Os hemos escuchado y hemos tomando nota, por lo que nos presentamos preparados para trabajar aún más duro en mejorar sus vidas y las de sus familias", añadió en su último mensaje de campaña.

Sin embargo, el actual primer ministro argumenta que el UWP ha demostrado ser la única fuerza política capaz de administrar el país dada la crisis económica internacional.

"Cualquier valoración de nuestro querido país en los últimos cuatro años debe concluir que pese a las dificultades y desastres, Santa Lucía ha capeado las tormentas y salido reforzada. Hemos afrontado dificultades con valentía y paciencia", afirmó durante la campaña.

Es la primera vez que dos países del Caricom celebran elecciones generales el mismo día, ya que Guyana también ha convocado comicios para el lunes, y en ninguno de los casos hay claros favoritos.

Ambos comicios serán supervisados por Caricom, la OEA y la Commonwealth y, en el caso de los de Santa Lucía, los resultados electorales serán seguidos muy de cerca por Taiwán y China.

Cuando el UWP accedió al poder en 2006, casi de inmediato inició contactos diplomáticos en Pekín a favor de Taipei, al tiempo que durante estos últimos años el SLP ha acusado en reiteradas ocasiones a la diplomacia taiwanesa en la isla de injerencias en la vida política del país.