El sargento de la policía colombiana Luis Alberto Erazo, quien escapó el sábado herido y fue el único de un grupo de cinco rehenes que se salvó de ser ejecutado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), llegó en un avión militar a las 12.40 hora local (17.40 GMT) a Bogotá.