El Gobierno panameño suspendió un contrato para que la Compagnine Francaise D'Assurance Pour le Comerce Extérieur (Coface) prestara 297,8 millones de dólares para financiar parte de la línea 1 del metro, por insistir Francia en que este país es un "paraíso fiscal", informó hoy la prensa local.

Según el diario La Prensa, el ministro panameño de Economía y Finanzas (MEF), Frank De Lima, dio instrucciones el viernes a la Dirección de Crédito Público para que se le retire el mandato a la Coface sobre un reciente contrato de préstamo acordado con Panamá.

En ese Ministerio no fue posible obtener hoy una confirmación.

El Gabinete de ministros de Panamá aprobó el 1 de noviembre pasado firmar con Coface un contrato de préstamo por valor de 297,8 millones de dólares para financiar parte de las obras de construcción del metro.

Con esos fondos se iba a financiar la compra de los vagones, así como los equipos de señalización, circuito cerrado de vigilancia, rieles y comunicaciones de la línea 1 del metro.

El ministro De Lima dijo al diario que la medida de "retorsión" se aplica Coface ante los injustos señalamientos de que Panamá es objeto, a pesar de que se ha firmado con Francia un acuerdo para evitar la doble tributación (TDT).

Mientras, el secretario del Metro, Roberto Roy, dijo al diario que esa oficina es la encargada de ejecutar el proyecto, y la financiación la coordina directamente el MEF.

"Estoy seguro de que si se ha tomado esta acción, el Ministerio (MEF) debe tener otra alternativa para la financiación", subrayó Roy.

La ministra francesa del Presupuesto y de las Cuentas Públicas, Valérie Pécresse, anunció el pasado miércoles el endurecimiento de los controles contra la evasión fiscal puso a Panamá como ejemplo de Estado que no coopera en ese ámbito.

Pécresse, en una intervención sobre el fraude fiscal ante el Parlamento, indicó que ha pedido a su administración que "vigile escrupulosamente la aplicación de medidas de retorsión para los Estados no cooperativos" con "controles fiscales selectivos".

"Por ejemplo, las empresas que pagan remuneraciones en Estados no cooperativos, como Panamá, ahora tienen que pagar una retención a un tipo del 50 %. Hay que ver que esa obligación se respeta", añadió.

Esta nueva crítica a Panamá llega una semana después de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunciara a su colega panameño, Ricardo Martinelli, que iba a sacar a su país de la lista francesa de paraísos fiscales en cuanto termine la ratificación parlamentaria del acuerdo bilateral de cooperación fiscal, algo que se espera de aquí a finales de año.

El canciller panameño, Roberto Henriquez, dijo el viernes a los periodistas que ahora se da una situación paradójica porque para que Panamá salga de la lista de paraísos fiscales de Francia hace falta que el parlamento francés apruebe el acuerdo bilateral de cooperación fiscal, que es algo que está fuera de su dominio.

En el último informe publicado por el Foro Global sobre la Transparencia Fiscal el pasado 25 de octubre, Panamá aparecía junto a otras ocho jurisdicciones (Antigua y Barbuda, Barbados, Brunei, Botsuana, Seychelles, Trinidad y Tobago, Uruguay y Vanuatu) en la lista de los que no cumplen los estándares internacionales contra la evasión fiscal.

De Lima dijo entonces que los datos manejados por el Foro Global no estaban actualizados porque Panamá ya ha firmado más de una docena de acuerdos fiscales con países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).