Un estudiante de escuela primaria de 8 años que pesa más de 90 kilogramos (200 libras) fue separado de su familia y colocado en un hogar adoptivo temporal después de que trabajadores sociales dijeron que su madre no estaba haciendo lo suficiente para controlar su peso.

El diario The Plain Dealer reportó que el niño de Cleveland es considerado severamente obeso y en riesgo de desarrollar enfermedades como diabetes e hipertensión.

Se trata del primer caso en el que funcionarios estatales ordenan cuidado tutelar para un menor de edad estrictamente por un asunto relacionado con sobrepeso.

Abogados de la madre señalaron que el condado se extralimitó cuando las autoridades retiraron de su hogar al pequeño la semana pasada. Agregaron que los problemas médicos que representarían un riesgo aún no plantean un peligro inminente.

Una vocera de condado dijo que éste retiró al niño de su casa porque los trabajadores sociales que atiende su caso consideraron la incapacidad de su madre para reducir su peso como una negligencia médica.