El presidente afgano Hamid Karzai dijo el domingo que las fuerzas armadas de la nación pronto se harán cargo de la seguridad en áreas del país que albergan a la mitad de su población.

La transferencia, la cual se espera inicie a principios del próximo año, es el segundo paso en una transición que Karzai espera que dejará a las tropas afganas en control de toda la nación al final del 2014, cuando termine, según lo agendado, la misión de combate de la coalición encabezada por Estados Unidos.

Después de esa fecha, permanecerá en Afganistán una fuerza internacional más pequeña para continuar entrenando a soldados y policías afganos, y combatir a rebeldes.

Una transferencia exitosa es crucial para los panes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte de retirar a la mayor parte de sus fuerzas de combate después de más de una década de batallas en Afganistán.

Funcionarios occidentales y expertos han expresado pesimismo sobre la capacidad de Karzai y de sus fuerzas armadas para asumir el comando en su país. Si fracasan, rebeldes del Talibán podrían recuperar el poder.

El anuncio de Karzai significa que las fuerzas afganas ya encabezan la seguridad, o lo harán pronto, en ocho de las 34 provincias de Afganistán y casi una docena de capitales provinciales. La mayoría de las áreas en la segunda lista se encuentran en el norte y oeste del país, pero también incluye lugares donde se han registrado ataques recientemente, así como partes de la nación cerca de áreas controladas por el Talibán.

El distrito Marja de la provincia de Helmand, sitio de la mayor ofensiva de las fuerzas de coalición el año pasado, está incluido en la segunda ronda.

Por otro lado, dos integrantes de la OTAN murieron en Afganistán, uno de ellos en operaciones de combate en el este del país y el otro en la detonación de un explosivo en una carretera en el sur, informó la alianza el domingo.

Los comunicados emitidos por la OTAN no aportan más detalles. Los enfrentamientos más fuertes entre fuerzas internacionales e insurgentes se registran en las zonas este y sur del país.

Las bajas aumentan a 24 el número total de muertos entre el personal de la OTAN en noviembre y a 514 para lo que va del año.