Alemania insistió el lunes que no piensa lanzar al mercados bonos combinados con los de las otras cinco naciones europeas que gozan de una calificación crediticia de AAA y usar el dinero recaudado para ayudar a algunas de las naciones de la Unión Europea en apuros financieros, como Italia y España.

La negativa del Ministerio de Hacienda alemán ocurrió al mismo tiempo que el Fondo Monetario Internacional rechazó las versiones de que prepara un plan de rescate de 660.000 millones de euros para Italia.

Previamente también, la agencia de calificación de riesgos Moody's advirtió que la "rápida escalada" de la crisis financiera europea amenaza la calidad crediticia de todos los gobiernos de la eurozona, incluso los más solventes. Solamente seis de los 17 países de la eurozona gozan de la AAA: Alemania, Francia, Austria, Holanda, Luxemburgo y Finlandia.

Pese a las negativas, el mercado pareció haber quedado complacido el lunes con las noticias. El índice bursátil Stoxx 50 subía un 2,6% y el euro avanzaba un 0,6% a 1,3362 dólares.

El vocero del Ministerio de Hacienda alemán Johannes Blankenheim negó el lunes el informe aparecido en el diario germano Die Welt según el cual los planes iniciales para crear unos fuertes eurobonos conjuntos han sido ya preparados dentro de un plan general que sería presentado por la canciller Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy en la próxima reunión cimera de la UE.

Blankenheim negó que los bonos conjuntos de AAA figuraran entre los tópicos analizados el viernes por el ministro de Hacienda alemán Wolfgang Schaeuble y sus colegas de Finlandia y Holanda en Berlín. Según el vocero, los reunidos siguen centrados en instrumentalizar la estabilidad a largo plazo.

"Trabajamos intensamente en una unión de estabilidad", insistió Blankenheim en una declaración. "Queremos lograrlo a través de cambios en los tratados" de la UE.