Roger Federer supo sobrellevar la reacción de Jo-Wilfried Tsonga y conquistó el domingo su sexto título de la Copa Masters al imponerse 6-3, 7-6 (6), 6-3 en la final.

Federer no pudo sentenciar el partido cuando sacó con ventaja 5-4 en el segundo set y luego desperdició un match point en el desempate.

Daba la impresión que el francés Tsonga estaba a punto de lograr otra increíble remontada contra el ex número uno del mundo.

Tsonga fue el primer jugador en vencer a Federer tras ceder los dos primeros sets en un torneo del Grand Slam, al eliminar al suizo en los cuartos de final de Wimbledon este año.

Pero el francés no pudo repetir la gesta en la O2 Arena de Londres.

En la centésima final de su carrera, Federer quebró el saque de Tsonga para irse arriba 5-3 en el tercer set y arrasó en el siguiente game para celebrar el título número 70 de su carrera.

"Creo que esa fue la diferencia con otros partidos de este año, en que perdí por tan poco", dijo Federer. "Esta vez aún pude encontrar la manera de definir. Creo que esa fue la diferencia en otros momentos, lo que hizo que no fuera un año absolutamente fenomenal".

Con el triunfo, Federer dejó atrás a Ivan Lendl y Pete Sampras, ganadores de cinco títulos en el torneo de fin de temporada.

"No puedo estar más feliz. Tampoco puedo estar más exhausto", dijo Federer tras recibir el trofeo por segundo año consecutivo. "Jo me hizo sudar al máximo".

Federer no ha perdido desde las semifinales del Abierto de Estados Unidos, una racha de 17 victorias con consagraciones en Basilea y París antes de venir a Londres. Pero vale recordar que el suizo se tomó una larga pausa tras sucumbir ante Novak Djokovic en las semifinales del US Open.

"Es el mejor jugador del momento bajo techo", dijo Tsonga. "Es quizás el mejor jugador de siempre, porque es muy rápido. Está jugando bien. Eso es todo".

La final se jugó con un estadio a lleno completo, incluyendo la presencia de Pippa Middleton, Cristiano Ronaldo y el alcalde de Londres Boris Johnson. Este último fue aplaudido cuando salió en la pantalla gigante, pero luego abucheado cuando llegó tarde a sus asientos tras una pausa, lo que atrasó el partido mientras Tsonga se alistaba a sacar con la cuenta 2-1 en el tercer set.

Tsonga afirmó que no le molestó la interrupción.

"Eso ocurre siempre", refirió. "No es problema".

Fue el tercer domingo seguido en el que ambos se encontraron frente a frente. Federer venció a Tsonga en la final de París hace dos semanas y luego otra vez en el primer duelo de la fase de grupos del torneo en Londres el fin de semana pasado.

"Lucho cuanto puedo", dijo Tsonga. "Esta noche estoy contento porque tuve una buena semana. Por supuesto, ganar es mejor. Pero de cualquier modo lo di todo. Esta noche me puedo ver en el espejo y decir: 'Sí, te esfuerzas bastante'''.