Los veedores internacionales que vigilarán el proceso de reestructuración de la función judicial en Ecuador ofrecieron el domingo independencia y transparencia en su tarea, al tiempo que explicaron la metodología del trabajo.

Tras dos días de reuniones con autoridades judiciales, los seis veedores extranjeros dialogaron con la prensa para dejar en claro que "no vamos a aceptar ninguna instrucción ni dirección en nuestro trabajo", dijo el coordinador del grupo, el juez español Baltasar Garzón.

Agregó que "hasta hoy no he visto nada anormal en el procedimiento de reforma y de selección de los componente de la función judicial".

Señaló que lo importante en un proceso "complejo" es "establecer mecanismos objetivos, imparciales, independientes y de acuerdo a la legalidad que justifiquen la transparencia de ese procedimiento".

Sobre la metodología de trabajo, Garzón explicó que un grupo de veedores nacionales, con quienes también mantuvieron reuniones de coordinación, enviarán mensualmente un reporte sobre los avances. Además habrá reuniones y sesiones mediante videoconferencias y visitas periódicas al país que iniciarán a partir de diciembre.

La guatemalteca Carolina Escobar Sarti informó, además, que habrá encuentros con representantes de instituciones del Estado y personas individuales que aportarán insumos importantes y "nos van a permitir dar una veeduría bastante imparcial, objetiva, autónoma e independiente", acotó.

Para el lunes, está previsto que se realice la ceremonia de acreditación de los veedores internacionales.

La delegación la conforman también el argentino Rafael Follonier, el brasileño Marco Aurelio García, el mexicano Porfirio Muñoz Ledo y la chilena Marigen Hornkohl.

En mayo, los ecuatorianos aprobaron mediante una consulta popular la reestructuración de la función judicial.